25 abril 2013 Educación, Lecturas Infantiles

Libros infantiles

Una vez pasado el Día del Libro no debemos dejar de intentar que nuestros niños sigan leyendo. Por nuestra parte os lo ayudamos con el sorteo de un libro personalizado. Vamos a ver 10 sencillas reglas que deberemos ir cumplimentando y con las que, poco a poco, conseguiremos convertir a nuestros hijos en grandes amantes de la lectura.

Desde El Blog Infantil ya os indicamos unos consejos para ser un buen lector, así que ahora vamos al principio, a convertir a nuestro hijo o hija en verdadero amante de la literatura.

  • Dejarles elegir – Fue el gran Danniel Pennac, profesor francés, en su obra “Como una novela” quien me ilustró en Los derechos del lector, entre los que se incluyen El derecho a saltarnos la páginas o el derecho a no terminarnos el libro ya que ¿por qué hemos de sufrir con un libro que no nos gusta? ¿Quién nos obliga a terminarlo? Tras unas cuantas hojas, permitamos que puedan cambiar si no les gusta.
  • Pedir consejo – Es difícil saber qué libros son adecuados para cada edad, por eso lo mejor es que preguntemos a los que más experiencia tienen: profesores, biliotecarios y libreros. Eso sí, no olvidemos lo que aconsejaba Tolkien: si queremos que aprendan, debemos dar a nuestros niños lecturas algo por encima de su nivel, nunca de edades inferiores.
  • Proponer lecturas – Todos sabemos el rechazo que nace cuando nos obligan a hacer algo. Debemos ser inteligentes y evitar este rechazo por parte de nuestros hijos.
  • Escucharles – Si estamos atentos a sus preguntas e inquietudes, tendremos fácil qué temas elegir para que les atraiga la lectura.
  • Compartir – Leer es contagioso, si leemos habitualmente con ellos, llegarán a imitarnos por propia voluntad.
  • Dar ejemplo – Relacionado con lo anterior, debemos hacerles ver que a nosotros también nos gusta leer nuestros propios libros. Esto llamará su atención y les causará curiosidad.
  • Estimular – La mejor forma es sin que se den cuenta: hagamos que siempre estén rodeados de libros, esto hará que se acerquen a ellos sin miedo.
  • Constancia – Sobre todo en los primeros momentos, debemos leer todos los días un ratito, sin faltar uno. Así se creará el hábito. Pero, repito, que no lo vean como una obligación o algo pesado. De ahí la importancia al elegir el libro.
  • Organización – Como en otros ámbitos de la vida, llevar un orden es fundamental: tanto en su bilioteca como en sus hábitos de lectura, debe existir un orden que nosotros ayudaremos a crear (no imponer). Deberemos entre todos organizar su tiempo para que pueda leer de forma plácida.
  • Sentido común – Ninguna de estas reglas valdrá de nada si no somos razonables y flexibles. Cada niño es un mundo y cada uno de nosotros es el que mejor conoce a su hijo, sus necesidades y sus gustos. Disfrutemos con ellos y hagamos que disfruten.

¿Qué os parecen estas reglas? ¿Cómo alentáis a vuestros hijos a leer?

Foto | Flickr-Enokson

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *