4 marzo 2017 Alimentación

Un modelo clásico de pastel

Preparar un bonito pastel de cumpleaños es una manera de rendirle homenaje al pequeño. Existen muchos modelos muy bonitos que podrás tener en cuenta.

Hoy compartiremos tres modelos distintos que se podrán adaptar a todas las edades y gustos personales.

Una torta clásica

Un bonito pastel de cumpleaños que se podrá adaptar a todas las edades. La misma se prepara en base a un bizcocho tradicional que fue relleno con una crema blanca a la que se le agregó un colorante para comestibles celeste para cubrir la parte exterior. El toque especial se dio con el uso de unos pequeños confites de colores.

Un pastel con mucha altura

Un modelo de gran altura

Un pastel que llamará la atención de los niños por su alturas. Para poderla preparar tendrás que preparar un bizcocho en una placa y cortar distintos círculos que iras apilando e intercalando con tu relleno preferido hasta alcanzar la altura deseada.

Para cubrirla podrás usar una crema blanca a base de azúcar.

Para cubrirla podrás usar una crema blanca a base de azúcar, compartiremos una receta muy simple. Es ideal para bañar la parte blanca del pastel y después, cubrir agregándole colorante para hacer la parte azul. Gracias a esta cobertura se podrá lograr un efecto muy parecido al glasé real. Si bien te daremos las proporciones podrá suceder que tengas que multiplicar las cantidades en base al grosor que quieras darle al baño y al tamaño del pastel.

Para preparar la cobertura se usará azúcar glass o azúcar impalpable 5 cucharadas y cantidad necesaria de zumo de limón

Agrega el azúcar en un recipiente y, de a gotas, agrega el zumo de limón mientras se mezcla continuamente. Continuar agregando limón y batiendo hasta conseguir la consistencia deseada. Luego verter la cobertura sobre el pastel. En unos pocos minutos comenzará a secarse obteniendo un bonito tono blanco. Algunas personas prefieren usar agua caliente en lugar de zumo de limón, especialmente cuando el pastel es para niños muy pequeños que no disfrutarán del sabor ácido.

La parte inferior del pastel se decora usando distintos confites que se tendrán que colocar antes que el baño se seque y la parte superior se decora con chocolate blanco que ha sido teñido, dejando que se seque en placas y quebrándolo con las manos en grandes trozos.

Un pastel con banderas

Alegre detalle dado por las banderas

El detalle que hace diferente a este pastel de cumpleaños es el banderín o banderas que se colocaron en su parte superior. Al pastel que hayas escogido podrás agregarle dos palillos de brochet decorados y unos pequeños triángulos de cartón de distintos colores que se colocaron doblados en un hilo de algodón finito. En los triángulos, que serán las banderas, se podrá agregar el número de años que se cumplan o el nombre del pequeño.

Vía | Wilton

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *