5 marzo 2017 Educación

Un hábito necesario de adquirir

En ocasiones los padres nos ponemos de mal humor ya que, después de haber insistido por horas, los juguetes de los niños están tirados por todos lados. Sabemos que tenemos que tener mucha paciencia y tendremos que repetir cientos de veces para conseguir un buen resultado, pero en ciertos momentos esto no parece funcionar.

Hoy te brindaremos algunos consejos para que los niños desordenados aprendan la importancia de mantener en orden sus cosas.

Mantener un orden en sus cosas no solo es por una cuestión estética, además les aportará muchos beneficios. Cuando los niños logran mantener el orden podrán orientarse con mayor facilidad, podrán conocer de manera rápida los espacios de la casa, saber distinguir el sitio en dónde se juega, dónde se come y dónde se duerme.

Además, el orden y la limpieza ayuda a evitar los accidentes, pérdidas de objetos y la aparición de diferentes enfermedades.

Consejos 1: en primer lugar, hasta que vayan adquiriendo la costumbre de acomodar, tendremos que hacerlo con ellos, enseñarles lo que se debe hacer. Así, lentamente, les estaremos inculcando el hábito y la mecánica de recoger y ordenar las cosas.

Mantener un orden en sus cosas no solo es por una cuestión estética, además le aportará muchos beneficios.

Consejo 2: los adultos también tendremos que tener un orden en nuestras cosas, pensemos que los niños nos están mirando e imitando todo el tiempo, si nosotros tenemos un caos en las cosas difícilmente seremos un buen ejemplo.

Consejo 3: el momento de ordenar no tiene que ser un momento de peleas, gritos y llantos, puede ser un momento de diversión, algo que continúe con el juego. Existen muchas canciones infantiles pensadas para este momento del día.

Consejo 4: un buen momento de ordenar será justo antes de que empiecen hacer algo que les guste, por ejemplo, antes de ir al club o ir a leer un cuento. Así sentirán que si se demoran en ordenar tardarán más en lo que disfrutan. Irán incorporando la importancia de hacerse cargo de sus propios actos y responsabilidades.

Consejo 5: si el niños aún es pequeño y aún no sabe como recoger y ordenar las cosas correctamente deberemos hacerle la tarea más simple, podríamos regalarles un gran cajón o cesta para que puedan poner, sin importar el orden, todas las cosas en ese lugar. Ellos lo podrían tomar como un juego y nosotros estaremos incentivando un hábito que podrán desarrolla con más detalle cuando pasen unos meses o años.

Consejo 6: cuando los pequeños no quieran ordenar no podremos hacer nada, evaluando la edad de cada niño tendremos que esperar con paciencia que note que no tiene otra opción que acomodar las cosas, tendremos que seguir haciendo nuestras cosas hasta que decida hacerlo, podrán pasar varios días y ponerse rebelde, pero no tendremos que caer en el error de acomodar nosotros ya que sentirán que nos han doblegado y tendrán esa conducta en otros aspectos. Estamos tratando de educarlos, así que las peleas no llevan a nada. Un punto clave es tener constancia y ser coherentes.

Consejo 7: los pequeños deberán aprender a cuidar sus cosas, tienen que entender que al recogerlas y ordenarlas estarán evitando que se rompan fácilmente.

Vía | Psicoglobalia
Foto | Pixabay – Thaliesin

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *