8 noviembre 2016 Educación, Lecturas Infantiles

dia internacional dislexia

Uno de los trastornos en el aprendizaje de los niños, y que suele pasar casi inadvertido, es la dislexia. Las características más comunes son la dificultad para aprender a escribir o leer, que se manifiesta a través de una dificultosa memorización, el cambio en el orden de las letras, una lectura más lenta y con muchos errores o una ortografía deficiente. Si bien se cree que no está relacionada con la inteligencia del niño, es cierto que, especialmente en los primeros años, puede retrasar su aprendizaje.

Esto se produce debido a una alteración en la parte de su cerebro que es la que controla el lenguaje. Si bien no se conocen, con exactitud, las causas que lo pueden provocar, al menos se creé que pueden ser genéticas, concretamente en el gen del sexto cromosoma, por lo que vendría marcada por la herencia que nos dejaran nuestros padres.

Hoy, 8 de noviembre, se celebra el Día Internacional de la Dislexia y hemos querido recordarla con el fin de seguir incidiendo en la necesidad de hacer un seguimiento a nuestro niño a la hora de su aprendizaje. Quizás será en el cole donde más patente se haga, por lo que una conversación con su profesor puede ayudarnos para saber si su ritmo de aprendizaje es el adecuado.

Según las cifras que se manejan, los niños disléxicos son entre un 3 y un 6 por ciento del total de la población infantil y las edades en las que se hace más visible es entre los 7 y 9 años. Como curiosidad, se presenta más en los niños que en las niñas.

Tengo dislexiaPrecisamente para entender lo que supone la dislexia, Ediciones Jaguar nos ofrece un libro infantil en el que, a modo de cuento, vamos a poder explicar a nuestros niños en que consiste este trastorno. Y es que nada mejor que los cuentos infantiles para que los niños comprendan ciertos aspectos que, en muchos casos, resulta muy complicado de explicar.

“Tengo dislexia” nos cuenta la historia de Sam, un niño que le sucede lo mismo que a su madre: le cuesta escribir, leer o hacer cálculos. Pero esto no es impedimento para que lleve una vida totalmente normal, además es igual de inteligente y espabilado que el resto de sus amigos. Por cada libro que se venda, Ediciones Jaguar entrega una parte a la Ong Disfam, que está especializada en ofrecer apoyo, asesoramiento y ayuda a las personas que tienen dislexia.

Foto | Chapín

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *