16 octubre 2013 Actualidad, Psicología

Niños con ansiedad

La ansiedad y el estrés están considerados como unos trastornos propios de los adultos. El ritmo de vida, las obligaciones impuestas o elegidas y las tremendas preocupaciones a las que nos tenemos que enfrentar a diario, provocan que entremos en una vorágine de descontrol emocional que nos lleva a estados descontrolados y situaciones de angustia que nos provocan distintas reacciones nerviosas. Pero lo que creemos que es solo un problema de gente mayor, también está proliferando entre los más pequeños y, en la mayoría de ocasiones, no es detectado.

Según los expertos los casos de ansiedad entre los niños está aumentando de forma alarmante en los últimos años. Son muchos los que acuden a especialistas, pero muchos más los que no lo hacen debido a que no son detectados o pensando que son episodios pasajeros de rabietas que ya se le irán solucionando con el tiempo.

El exceso de actividades, tanto dentro como fuera de la escuela; las obligaciones familiares, a menudo delegadas por los adultos para que “crezcan rápido”; la falta de tiempo para jugar, expansionarse, idear o enfrentarse a situaciones de estrés, malhumor o disgustos en la familia, pueden provocar que los niños entren en una espiral de angustia emocional que, en la mayoría de casos, no saben expresar ni explicar. Es por ello que debemos estar atentos ya que nos van mandando señales que indican que algo no está funcionando del todo bien.

Esas señales se convierten, generalmente, en tremendas rabietas, situaciones de angustias o pataletas que no tienen ninguna justificación. Es entonces cuando debemos acudir a un especialista que nos indicará los pasos a seguir. En la mayoría de las ocasiones se trata de un cambio de hábitos en la vida diaria. A menudo los niños se ven “obligados” a seguir determinados roles que no les gustan, pero tampoco son conscientes de ello, lo que al final provoca un estrés que, aparentemente, no tiene motivación.

Vía | Google
Foto | Telemundo Chicago

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *