8 octubre 2013 Alimentación

Comida casera y niños
Cada día recibimos más noticias del aumento, escalofriante, de niños que padecen obesidad. El cambio en la forma de vida, los juegos estáticos desde el sillón de casa, la falta de ejercicio físico o la mala alimentación, son factores determinantes que hacen que los pequeños, cada vez en mayor número, se enfrenten a una de las enfermedades más graves, ya que a partir de ella son muchas las complicaciones de salud que le reportan.

Por eso es necesario vigilar con detenimiento la alimentación. Vivimos en una sociedad en la que nos embargan las prisas, el estrés y la falta de tiempo y dedicación para las tareas básicas del día a día. El cambio en la nutrición ha venido, especialmente, en el abandono de la elaboración casera en la cocina. Hemos optado por comidas rápidas, nutrirnos fuera de casa o platos preparados que, si bien resultan atractivos al estómago, en la misma medida son perjudiciales para la salud.

Pero ¿qué ventajas nos aporta, y especialmente a los niños, la comida casera?

En el tema de la economía ya tenemos la primera ventaja. Resulta mucho más barato prepararla en casa que comer fuera, por ejemplo, y también existe una importante diferencia entre aquellos platos que ya vienen preparados. Utilizar los productos frescos de temporada nos va a reportar muchos beneficios al bolsillo, además de a la salud.

Es mucho más sana aquella que preparamos en casa, además llevamos el control sobre los alimentos que comes y la calidad que te ofrece. De este modo puedes ir combinándolos para conseguir una dieta equilibrada donde los nutrientes estén en su justa medida.

El sabor de la comida hecha en casa es el auténtico. Así aprenderán a distinguir todo tipo de sabores y sus combinaciones. Resulta ser la mejor forma para educar su paladar.

Pero la comida casera, además, nos permite comer en casa, con la familia y, por lo tanto, creando un ambiente de armonía y cercanía entre todos. El momento de la comida puede ser una forma estupenda de compartir las experiencias que hemos ido viviendo a lo largo del día.

Fuente | “Entre nosotros” – Consum
Foto | Te Interesa

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • La verdad es que cada vez los niños comen peor. Los hábitos alimenticios no son buenos, y el estar sentado en el sofá jugando a la play en vez de salir fuera y jugar como lo hacíamos antiguamente, no ayuda en nada.

    De todas formas hay algunos padres que permiten estos hábitos y ni hacen nada por cambiarlo.

    • Noelia, es verdad lo que dices, por eso desde aquí seguiremos insistiendo en la necesidad de enseñar a nuestros niños buenos hábitos.
      Tal vez sea una gota en el océano, pero nunca está de más, ¿no te parece?
      Gracias por tu comentario.
      Un saludo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *