8 marzo 2017 Juguetes y juegos

Pensar en las necesidades y gustos a la hora de elegir el juguete

Estadisticamente se sabe que en España hay más de 120 mil pequeños con alguna discapacidad. Ellos también disfrutan y necesitan del juego para poder desarrollarse de manera cognitiva, física y social. En base a su discapacidad se deberá evaluar cuál será su mejor juguete.

Muchos de los juguetes que encontramos podrán ser usados tanto por niños con o sin discapacidad, son los que se conocen como ‘juguetes diseñados para todos’, sin embargo existirán otros juguetes que requieren de algunas adaptaciones para poder ser disfrutados por los niños con discapacidad.

Cuando hablamos de niños con discapacidad física nos estamos refiriendo a los que sufren de limitaciones en su movimiento, esta discapacidad física también puede ser congénita o adquirida. La discapacidad es no poder realizar, de forma parcial o total, determinada actividad bajo los parámetros normales, en toda discapacidad existe una deficiencia precia. Es muy importante que entendamos que la discapacidad se limita a esa función en particular y que nunca hay que juzgar a la persona de manera global.

Todos los niños del mundo tienen derecho a divertirse y crecer jugando.

La discapacidad tiene algunas consecuencias especialmente en el ámbito vital del afectado. Estadisticamente, según los datos brindados por el Instituto Nacional de Estadísticas en España encontramos casi el 8 por ciento de la población total con alguna discapacidad, un número que supera a los millones de personas, de este número unos 120 mil son niños.

Los juguetes son muy importantes para que los niños con discapacidad puedan desarrollarse, además de permitir que potencien algunos aspectos o los ayuden a relacionarse con otros pequeños.

Los juguetes deberán servir para todos, se pueden elegir los juguetes que sean para niños con o sin discapacidad. Estos juguetes también podrán ser adaptables, así se podrá respetar las particularidades y los distintos ritmos de aprendizaje.

Los juguetes deberán estar en función a sus intereses, cuando se piensa en un juguete para niños con discapacidad no se deben evaluar sus limitaciones sino que se tiene que pensar en los intereses y en sus posibilidades, lo que les gusta, lo que disfrutan y los que los ayudan en su estimulación. El papel pedagógico es importante pero no solo se tiene que pensar en ello sino que tiene que ser, además, un objeto de tipo lúdico.

Los juguetes que se elijan tienen que ser estimulantes, deberán enriquecer al pequeño y estimular las diferentes áreas en las que se enfocan las potencialidades, no pensando solo en las dificultades.

Otro punto clave es que se tenga en cuenta la edad, además de evaluarse el déficit de algún área se deberán adaptar a su edad cronológica y al desarrollo. Como sucede con todos los juguetes tendrán que respetar y cumplir las normas de seguridad y las homologaciones vigentes. Si se llegan a tener algunas adaptaciones es importante que los juguetes cuenten con los controles de los profesiones que puedan certificar que no se presentarán peligro en las modificaciones realizadas al juguete.

Vía | Onmeda
Foto | Pixabay – Blickpixel

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *