23 mayo 2017 Psicología

La importancia de brindarles independencia

Muchas personas sueñan con ser padres, formar una familia, tener descendencia. En otros casos el deseo de ser padres se convierte en una especie de necesidad extrema sobre los niños cuando nacen. Este control no es solo sobre la vida propia sino que es sobre la vida de los niños.

Según como se interpreten las acciones se podrá ver como una sobreprotección, en otros casos se podrá ver como un límite. Cuando existe una gran protección podemos estar frente a padres controladores, seguramente estos padres estarán actuando desde el amor y terminarán generando un daño en los niños.

Quizás alguna vez escuchaste a los padres y madres decir que los hijos son de ellos porque los ‘hicieron’ o los ‘parieron’, o que en su casase deben respetar las reglas únicamente por ser dadas por los padres.

Los límites y las normas son muy importantes para criar niños.

Todos sabemos que los límites y las normas son muy importantes para criar niños, así se les estará dando una guía de comportamiento, se le estará indicando lo que es bueno y lo que no, lo que se podrá aceptar. Pero un punto muy importante es entender que los hijos no son realmente nuestros. Nacen de nosotros, tenemos el deber y el placer de cuidarlos y educarlos, pero inevitablemente crecerán y deberán comenzar a seguir su camino, por eso es tan importante poder criarlos con independencia y libertad.

Si no entendemos esto estaremos en problemas, cuando pensamos que por solo ser su padre tenemos el poder y el control total no estaremos actuando de la mejor forma. En los pequeños no podremos ver las consecuencias negativas de esta creencia, ya que en los primeros años de vida los niños necesitarán mucho de los padres, pero cuando van pasando los años las consecuencias negativas se vuelven más y más evidentes.

Si tenemos la costumbre de tomar las decisiones por ellos y les decimos todo lo que deben hacer o elegir no los estaremos ayudando a ser independencia ni que tengan sus propias preferencias. Estaremos criando personas que terminarán teniendo conductas sumisas y, seguramente, les costará mucho relacionarse.

Es normal ver a adultos que se criaron con padres controladores buscar relacionarse con personas que tengan el mismo o mayor control y así tener vínculos de co-dependencia. En otros casos se ven adultos que no tienen libertad de pensamiento, que les cuesta tomar decisiones por ellos mismos y, mientras sus padres viven, están controlados por ellos.

Desde el punto de vista con que se mira debemos saber que los niños que viven con padres controladores tendrán consecuencias a largo plazo negativas. Los niños no son de nuestra propiedad, nosotros estamos para ayudarlos a crecer y enfrontar el mundo, tarde o temprano necesitarán abrir sus alas y seguir su camino con todas las herramientas que le fuimos dando. Dentro de nuestras posibilidades intentemos criarlos con responsabilidad y libertad.

Vía | Psicología en acción
Foto | Pixabay – 54118

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *