9 julio 2017 Salud

Revisar los piojos

Con la llegada del calor las posibilidades de tener piojos se incrementan, hoy te enseñaremos a revisarle la cabeza a los niños y así poder detectar, o no, su presencia. Aprender a detectar y atrapar piejos requiere de algunos simples conocimientos, pero no es nada difícil o complicado. Sabemos que no es una tarea que podría resultar agradable, pero cuanto antes se haga más seguros estarán los pequeños.

En muchas escuelas y clubes cuentan con controles periódicos que se tienen a lo largo de todo el año. En estos casos si se encuentran piojos le informarán a la familia, pero que los padres hagan también un control es muy bueno para confirmar o no la existencia de piojos antes de que lo hagan terceros.

Una buena medida es usar un peine especial para piojos. Las inspecciones únicamente visuales podrán ser poco confiables. En algunos casos podrá resultar fácil poder ver a los piojos a simple vista, por su tamaño y por su color, pero si el tamaño es mucho más pequeño será más difícil de detectar. Además, las liendres se podrán confundir con otros residuos que puede haber en el cabello.

Una buena medida es usar un peine especial para piojos.

Cuanto antes revises su cabeza y lo pongas en tratamiento más fácil será eliminarlos de forma definitiva. Otro punto clave es que si un niño tiene piojo no estaría demás revisar también al resto de la familia.

Debes hacerlo en un momento del día y en un lugar donde no serán molestado, este sitio deberá tener muy buena luz y, si consideras necesario, usar los anteojos de lectura o una lupa.

Comienza buscando signos y síntomas de la presencia de los piojos. Pregúntale al niño si tiene una sensación de cosquilleo en su cuero cabelludo o si sienten que algo se está moviendo entre el pelo. Otro síntoma claro es la picazón que se generará por las picaduras de los piojos, los niños comenzarán a rascarse el cuero cabelludo casi sin darse cuenta que lo están haciendo, especialmente en la zona cercana a la nuca o detrás de las orejas.

Para poderlos detectar con el cabello seco será necesario revisar el cuero cabelludo del niño, para ello lo mejor será separar el cabello en distintas secciones y revisar el cuero cabelludo por detrás de las orejas y en la zona de la nuca. Podrás ver algunas llagas o un sarpullido.

Quizás no llegues a ver los piojos pero tómate el tiempo para detectar el movimiento en el cabello. Los piojos pueden ser muy pequeños y se desplazan con mucha rapidez huyendo de la luz. No te olvides de buscar las liendres o los huevos de los piojos, se trata de diminutas bolsitas blancas o amarillentas que se adhieren al pelo cerca del cuero cabelludo. Diferencia bien la caspa de las liendres, las últimas se adhieren de forma firme en el pelo, la caspa y otros residuos se pueden desprender con mayor facilidad.

Vía | Español Baby center
Foto | Pixabay – Mm91

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *