19 marzo 2011 Actualidad, Psicología

Cómo viven el día del Padre aquellos niños que ya no lo tienen
El día del Padre es un momento muy emotivo. Una festividad que forma parte de la tradición cultural de nuestro país. Sin duda, el 19 de marzo es una ocasión especial para aprender a expresar sentimientos, decir, te quiero y dar las gracias. En este día, los padres son los homenajeados, sin embargo, la realidad es que no todos los niños podrán abrazar en este día a su papá. Algunos niños perdieron a su padre a una edad muy temprana como consecuencia de una enfermedad, un accidente de tráfico u otro tipo de motivos. En este caso, la realidad es que la pérdida de un familiar cercano en la infancia, en concreto, la pérdida de una madre o un padre puede provocar carencias afectivas y heridas que perduran incluso en la edad adulta. El motivo es evidente y es que la ausencia de un amor tan fuerte e importante puede dejar una huella que por supuesto, se supera, o al menos, se aprende a convivir con ella. Con ese vacío que surge en momentos importantes de la vida cuando nace la nostalgia.

De hecho, muchos adultos también pueden sentir una nostalgia especial durante estos días al recordar cómo vivían este día siendo niños. El día del Padre no sólo es un momento para que los niños entreguen su regalo a papá sino que también es una oportunidad para que los papás muestren su agradecimiento y su afecto a los niños de una forma especial.

Expresar afecto, a veces, produce cierto pudor sencillamente porque estamos acostumbrados a manejarnos mejor con el mundo racional y la inteligencia que con nuestras emociones. De hecho, la formación en inteligencia emocional es muy reciente, es decir, todavía queda un largo camino por recorrer en este sentido.

Aquellos niños que no tienen la ocasión de abrazar a su padre en este día también pueden vivir un día bonito de celebración en familia. De hecho, se puede tener un gesto simbólico en recuerdo del papá desaparecido. Por ejemplo, los católicos tienen la costumbre de rezar una oración. En aquellas circunstancias en las que el niño a veces se sienta diferente por no tener un papá es importante explicarle y enseñarle a enumerar todo lo bueno que tiene y que posee. De hecho, aunque un niño haya perdido a su padre a una edad muy temprana es importante hablarle al niño con toda naturalidad de su padre para que pueda saber cómo era y admirarle. Por supuesto, también puede ver sus fotografías. Feliz día a todos.

Foto | Biblioneyra

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *