8 febrero 2017 Actualidad, Educación

aprender inglés

No es nuevo decir que en España nuestros niveles de inglés son bajos. De hecho, no hace mucho, Cambridge University Press presentó un barómetro donde mostraba que nuestro país tiene el peor nivel de inglés de la Unión Europea, entre las naciones incluidas en el sondeo.

Es más, sólo un 22% de los españoles cree que tiene un nivel “alto” o “muy alto”. Con estos datos, entonces deberíamos hacer algo para mejorar. Y qué mejor forma que desde pequeños – según psicólogos y educadores, la mejor etapa es en edades tempranas. La plataforma móvil de aprendizaje de idiomas Lingokids nos presenta una serie de consejos para que los más pequeños dominen el inglés.

Así que aquí van, con el objetivo de que los pongamos en práctica:

1.Entrar en contacto con el nuevo idioma desde edades tempranas y siempre de una forma divertida e interactiva. No hay que convertirlo en una obligación para los niños.

2.La enseñanza debe hacerse de forma natural y comprensiva. Si aprendemos la lengua materna a través de la escucha, con un nuevo idioma debe ser igual. Es importante que escuchen las sílabas, palabras y la pronunciación a menudo, pero sin prisa ni obligación.

3.Jugar y experimentar para conseguir mantener el interés y despertar curiosidad. Lo podemos lograr con dibujos, vídeos, música, cuentos… La dinámica debe ser entretenida y cambiante.

4.Observar las emociones y estado de ánimo y adaptar la enseñanza a cada momento emocional del niño. Si está aburrido o triste, su nivel de atención será más bajo.

5.Los dibujos y las películas mejor en versión original. Conforme aprendan y comprendan el idioma, se puede tratar de ver las películas en inglés para reconocer nuevas expresiones o mejorar la pronunciación.

6.Eliminar la vergüenza y el miedo a hacer el ridículo. Una de las limitaciones que siempre tenemos con otro idioma es el miedo a equivocarse. Tenemos que enseñar a los niños que fallar no es malo, sino la forma de mejorar y aprender más.

7.Ser constante. Todos los consejos anteriores son muy importantes, pero sin práctica y constancia no sirven. Para ello, una forma divertida y adecuada de que puedan practicar cada día es que los peques escuchen música o vean algún vídeo en inglés para no perder lo aprendido.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *