3 febrero 2010 Actualidad, Opinión

La constante polémica sobre los niños toreros
Ayer estaba en todos los telediarios. Michelito, un niño torero de 12 años sufrió un revolcón por parte de la vaquilla que toreaba. El pequeño salió llorando del ruedo aunque parece que no tiene lesiones, tan sólo alguna magulladura. Ha declarado que seguirá toreando y que lo de ayer fue sólo una mala tarde. Lleva en los ruedos desde los 4 años.

En España los niños no pueden torear hasta los 16 años, aunque pueden preparse en la escuela de tauromaquia. Pero esto no es así en todo el mundo, y por ello niños como Michelito pueden empezar a edades tan tempranas como los 4 años. Este pequeño es hijo de una apoderada taurina y un torero, por lo que se vió inmerso en este mundo desde el nacimiento.

Al margen de la polémica sobre si los toros son una fiesta nacional o una masacre, no puedo comprender como se puede enseñar a un niño de esa edad a matar un animal por el espectáculo. Y, peor aún, como se puede poner en riesgo su vida para ganar un Record Guiness. Es cierto que los animales a los que se enfrentan estos niños tienen un tamaño proporcional al suyo, pero eso no les resta peligro. Un pisotón, un revolcón o una mala caída y puede que el pequeño no vuelva a caminar.

Me pregunto hasta que punto puede estar un padre seguro de que su hijo tiene una vocación con 8 o 9 años, si a los 17 hay muchos que no saben cual será su futuro. Y por muy clara que sea la querencia, ¿tenemos derecho a fomentarla? No es un tema exclusivo de los toros, muchos deportes de élite requieren esfuerzos ímprobos a los pequeños. ¿Se puede tener a un niño nadando ocho horas diarias porque parece que promete? y ¿qué pasa con los que no lo logran? Los que vemos son los que consiguen triunfar, pero por el camino quedan muchos niños que han pasado su infancia luchando por algo que probablemente no les correspondía.

No me he visto en el caso y no se si llegará, por eso no puedo afirmar categoricamente lo que haré, pero dudo mucho que permita a mi hija sacrificar su infancia por un talento. Si realmente lo es, ya tendrá tiempo de dedicarse a ello en cuerpo y alma cuando toque.
Os dejo el vídeo de la cogida de Michelito para que podaís juzgar por vosotros mismos.

Foto | Daily Contributor

También te puede interesar

Comentarios

3 comentarios
  • La humanidad tiene que ampliar su consideración moral con los demás animales, para eso es muy importante la educación. Estos niños que matan y torturan animales pierden la empatía con los demás animales que sufren como nosotros. Esto tambien es negativo para su educación y para el trato con las personas.

  • Paco, creo que en cualquier caso están haciendo algo que no les corresponde por su edad. No creo que tengan los valores morales necesarios para tomar con todas las consecuencias la decisión de ser o no matadores.
    Estoy de acuerdo en que no debe ser muy bueno para su educación.
    Un saludo y gracias por leernos.

  • Yo creo que en la mayoría de casos se trata de vocaciones frustradas de los padres que intentan inculcar a los hijos. Yo he visto a niñas de 5 o 6 años, pasar 10 horas al día haciendo gimnasia, llorando y perdiéndose toda su infancia y, sobre todo, preguntándose quién eligió aquella tortura para ella…

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *