25 octubre 2015 Alimentación

https://www.flickr.com/photos/emeryjl/7496680162/in/photolist-cqsrQf-5huZSD-4iu7En-dySQLE-4opjzi-6GTNp-6NK9jC-ybsrcE-injyuV-5AR9gd-tYn4Ze-4quHYh-edXMjF-edXMqp-MVgMt-e3ndz9-edXMfD-onCTLA-i1P9T6-6EnPF-9C3Him-ivYxSP-r3Qo71-93uLkB-ntEdRU-dQCfcU-osfnHM-8A2Q9u-6RDDe9-6HDXj4-bmPQuL-bwpwRM-aHFUMP-4mTbe-rY169J-6ehgmk-a8gmzZ-8oPe9T-4cW6Lp-5qyWp-pr6dYB-tZBTdr-5hzgyY-7FHMe2-9RL3EL-e7b6v-7RboX1-eXkzq-eXv2F-arNAvi

No es la primera vez que presentamos la problemática de un consumo excesivo de sal en niños, pero hoy querría compartir un estudio observacional realizado en 205 escolares de distintas provincias españolas. Como conclusión se ha determinado que el consumo de sodio era más alto del recomendado (en promedio).

Los participantes tenían entre 7 y 11 años, y tras realizar mediciones de excreciones de sodio en orina durante 24 horas, los investigadores, pudieron comprobar que el 84,5 por ciento de sujetos menores de 10, estaba ingiriendo más de cuatro gramos de sal por día; aunque el consumo máximo debería ser de 4 gr/día para estas edades. Por cierto, que para adultos, la dosis máxima serían cinco gramos diarios, y para menores de 7 años, 3 gr/día..

El estudio apunta a la necesidad de reducir en la dieta el contenido de sodio, como política para reducir riesgo cardiovascular; porque – no olvidemos – la hipertensión arterial, que puede ser causada por una ingesta elevada de sal, está relacionada con el 11 % de enfermedades en países desarrollados. Entre ellas están las del corazón, y los accidentes cardiovasculares.

En los países desarrollados, ‘nos pasamos con la sal’ todos (niños y adultos) pero la principal responsabilidad es de los mayores. La forma más sencilla de controlar esta ingesta excesiva es recurrir a la comida preparada en casa, incluir muchos producto frescos como hortalizas, legumbres, cereales, etc; y evitar tanto como sea posible productos preparados y precocinados, así como snacks o frutos secos con sal añadida. En este caso ‘el hábito’ educa al paladar para que prefiera los sabores naturales antes que un exceso de sal.

Volviendo a los resultados del estudio, un 66,7 por ciento de niños participantes que tenían 10 y 11 años, alcanzaban más de cinco gramos de sal al día. Las mediciones de excreción urinaria, se correlacionaron con presión arterial. Es interesante saber que un alto índice de masa corporal se asocia con más probabilidad de alta excreción urinaria de sodio, supongo que porque son personas que tienden a sobrealimentarse.

Foto | Flickr-hoyasmeg
Más información | Plan Cuídate Más

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *