20 abril 2017 Alimentación

Cambiar las costumbres alimentarias sería muy positivo

Diferentes investigaciones han demostrado que los niños se encuentran consumiendo la misma cantidad de sal que los adultos, esto puede ser bastante peligroso ya que estarían en riesgo de tener tres veces más posibilidades de desarrollar presión arterial que los niños que ingieren cantidades mínimas de sal. Ante esta situación te brindaremos algunas pautas para poder controlar la cantidad de sal en los pequeños.

Desde los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) señalan que los niños se encuentran consumiendo cal día una gran cantidad de sal. Además, los pequeños que son obesos o tienen sobrepeso las posibilidades de tener hipertensión son aún más elevadas.

Para la realización del estudio se analizaron las dietas de niños de entre 8 y 18 años de edad. Como conclusión se pudo ver que en promedio los niños consumen la misma cantidad de sal que los adultos. Actualmente pueden llegar a consumir 3,400 miligramos de sodio cuando la cantidad aconsejada es de 2,300 mg, aclarando que una ingesta menor a esta cantidad podría resultar muy favorable para la salud.

El exceso de sal se debe únicamente a las malas costumbres alimentarias en el hogar.

Los perjuicios de la sal

Los científicos consideraron que el 15 por ciento de los pequeños que formaron parte del trabajo tenían presión arterial un poco elevada, lo que se denomina pre-hipertensión. Un problema al que debemos prestar atención y no dejar pasar.

El trabajo estuvo liderado por Quanhe Yang, quien señaló que la presión arterial elevada en los niños es causa de tener hipertensión cuando sean adultos, de manera exponencial se incrementa el riesgo de alguna enfermedad cardíaca o sufrir un ACV (accidente cerebrovascular).

El exceso de sal afecta a la salud de los niños

Todos sabemos que desde hace un tiempo son muchas las campañas que se han realizado con el fin de reducir la ingesta diaria de sal. Este es un problema preocupante incluso para la economía de los países, si se llega a reducir la cantidad de sodio en los niños se podrían ahorrar millones de euros en costos de atención médica, además de reducir la posibilidad de que se desarrollen enfermedades cardíacas.

Lo positivo de esto es que todo es cuestión de costumbre, solo será necesario realizar cambios en la dieta de toda la familia. El exceso de sal se debe únicamente a las malas costumbres alimentarias en el hogar. Deberemos limitar el consumo de alimentos procesados, carnes frías, quesos, conservas, comidas rápidas.

Desde la American Heart Association, el Doctor Stephen Daniels señaló: “Un mensaje importante aquí es que deberíamos estar más preocupados por la ingesta de sal de nuestros hijos. Hay una creciente evidencia de que los niños están comiendo demasiada sal, y que esto puede tener un impacto negativo en su salud.

Vía | Hola Doctor
Foto | Pixabay / LogganwiggerPixabay – Congerdesign

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *