30 mayo 2017 Salud

cremas solares y niños

Llegado el buen tiempo y las altas temperaturas es el momento de divertirnos con los niños al aire libre. Una vez han finalizado el curso escolar y teniendo todo el día por delante, es normal que nos pidan diversión fuera de las paredes de casa, mucho más si tienen la posibilidad de refrescarse a sus anchas. Es así como la playa y la piscina se convierten en los lugares más solicitados durante la época estival.

Pero aunque ir a la playa o a la piscina resulta de lo más sano, también es necesario que llevemos ciertas precauciones, sobre todo con el sol. Por eso las cremas solares se convierten en nuestras mejores aliadas, y en especial para la piel sensible de los más pequeño. Pero ¿son todas iguales? ¿qué debemos tener en cuenta para elegir la que sea mejor para ellos?

Las cremas solares para niños deben tener un factor de más de 50

Dentro del mercado de la cosmética y la farmacia nos encontramos con un buen número de cremas solares que, a simple vista, parece que nos ofrecen la mejor calidad. En cualquier caso, y tratándose de niños, es importante que vayamos sobre seguro. Las que están indicadas para ellos, y así lo especifica el fabricante, son las más adecuadas ya que le ofrecen una protección intensa frente a los rayos ultravioletas, al mismo tiempo que cuidan su piel, dejándolas libres del mayor número de químicos posibles.

Los índices de protección de las cremas solares van desde un factor 15, que es el mínimo, hasta 50 o más. Precisamente los de más de 50 son los indicados para los más pequeños, este factor puede ir descendiendo a medida que se vaya haciendo mayor, aunque siempre con la máxima precaución.

protector solar para el niño

Elegir los que contengan menos parabenos

Desde los años 20 los parabenos han formado parte importante, y a veces necesaria, del mundo de la cosmética. Estas sustancias químicas, que se encuentran en pleno debate sobre sus ventajas y desventajas, ayudan a que este tipo de productos se conserve adecuadamente y los mantengan libres de contaminaciones o infecciones del exterior. Sin embargo hemos de entender que las cremas solares no son un producto de cosmética al uso por eso debemos ser más cuidadosos al elegir la que mejor nos conviene, especialmente si hablamos de niños.

Además del factor de protección, también es importante que nos fijemos en el tipo de parabenos que contiene. Algunos están contraindicados para los bebés y las embarazadas. La Unión Europea está investigando algunos de ellos ya que se sospecha que pueden alterar nuestro metabolismo o contener alérgenos perjudiciales para la piel.

Uno de los errores que cometemos, a la hora de comprar la crema solar para los niños, es elegir aquella que tiene un agradable aroma. Generalmente este tipo de cremas llevan los parabenos peor valorados por las autoridades sanitarias, como pueden ser el geraniol o el citronellol. Por eso es preferible elegir aquellos que no tengan perfume.

Vía | OCU
Fotos | Lucía mi pediatra y Ladival

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *