29 febrero 2012 Psicología

Bienestar emocional
En la vida de un ser humano en general, es positivo entender que una persona no sólo se reduce a su nivel biológico. Es decir, existe un ámbito anímico y emocional que tiene una gran influencia sobre la felicidad infantil. Cuidar las emociones, implica apostar por potenciar al máximo aquellas que son agradables: alegría, gozo, motivación, satisfacción… ¿Cómo se consigue este objetivo? Creando un hogar en el que existe comunicación y mucha interacción.

Es decir, los padres toman una actitud consciente a la hora de hacer sentir al niño especial en el hogar. Por otro lado, el deporte favorece el bienestar físico y mental. Por ello, con la llegada de la primavera, llega el momento de realizar actividades al aire libre y disfrutar de la belleza del paisaje. Desde un punto de vista filosófico, pensadores como Tomás de Aquino también estiman que la contemplación estética causa alegría.

Por otra parte, la alimentación saludable es indispensable. Pero a su vez, se debe de disfrutar con la comida, convertir cada cita alrededor de la mesa en un placer. Es una suerte tener una familia con la que poder compartir tiempo en común. Es evidente que en caso de que un día, el niño tenga que comer algo que no le agrada, entonces, lo pasará peor. Pero se debe tomar este hecho como algo normal.

Además, en una sociedad en la que la prisa y el exceso de ocupaciones también afectan a los niños, debes dejar que el peque tenga el inmenso placer de no hacer nada en ciertos momentos. La pereza constante es negativa, sin embargo, cuando se vive de una forma puntual es un regalo. Por otro lado, también es una buena idea la de hacer un regalo sorpresa a un niño, un día cualquiera. Existen muchos motivos para dar las gracias. De hecho, esta palabra también favorece mucho el bienestar emocional.

La risa es una medicina muy saludable para alcanzar el equilibrio físico y mental. Educa a tus hijos en el pensamiento positivo, lejos de todo dramatismo porque de este modo, también favoreces que tenga una infancia sin miedos. Los niños necesitan mucho amor para sentirse bien.

Más información | Entre Padres
Foto | Volando a través del espejo

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *