3 octubre 2012 Psicología

Niños hospitalizados

Al cumplirle un deseo a un pequeño que se encuentra enfermo de forma crónica colaboramos para mejorar su salud. Esto se demostró mediante un estudio que confirma que las emociones de tipo positivas ayudan a mejorar su estado. Pasados los 7 meses de simples deseos se vio una mejoría en el 62 por ciento de los pequeños evaluados.

Cumplir sus deseos es fundamental, y más aun cuando es el pequeño el que pide su deseo. Además ayuda en la aparición de emociones positivo por parte de sus padres.

El estudio que se llevó a cabo tenía el fin de alejar a los niños de la tensión que sufren día a día como consecuencia de la enfermedad y de los tratamientos que deben afrontar, además se buscaba crearles las ganas de seguir luchando por su salud y mejora.

Los profesionales querían conocer la eficacia de cumplir el principal deseo de un pequeño a la hora de generar cambios en su bienestar psicológico y en su ámbito familiar.

Para la realización de la investigación se evaluaron a pequeños enfermos crónicos o con un mal pronóstico con edades comprometidas entre los 5 y 18 años, todos ellos pertenecían a los hospitales madrileños de Ramón Cajal, La Paz, Niño Jesús y Gregorio Marañón. La mayoría de ellos padecía cáncer y necesitaban ser trasplantados, otro grupo padecía otro tipo de patologías.

En el momento es que se manifestaban los deseos los expertos valoraban el estado de los pequeños y de sus familias antes de cumplirles su petición, luego se evaluaba lo que sucedía ese día y por último lo que pasaba durante las semanas y los meses posteriores. En todos los casos se había logrado potenciar las emociones optimistas y desarrollar las fortalezas físicas y emocionales.

Vía | 20 minutos
Foto | Flickr – Obra Social Caja M

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *