Derechos de los niños en la práctica del deporte (I)

Derechos de los niños en la práctica del deporte (I)

Escrito por: Sacra    21 enero 2014     Sin comentarios     2 minutos

Practicar deporte en los niños es una de las actividades que mejor funcionan durante su desarrollo. Además de mantener un cuerpo tonificado y lleno de salud, también desarrollamos otras cualidades psíquicas y sociales que tan necesarias son para un crecimiento sano.

Practicar deporte es una de esas actividades que deberían ser primordiales en el desarrollo de nuestros hijos. Además de mover su cuerpo físico, fortalecer sus músculos y oxigenar sus órganos vitales, también les estamos enseñando mucho en la parte emocional y, también, en el contacto con otras personas. Aprender a asimilar las derrotas, compartir juegos o contemplar la vida desde una perspectiva más amplia, son solo algunas de las ventajas que nos ofrece el deporte.

Deportes hay para todos los gustos, edades y capacidades, así que en la actualidad es un error pensar aquello de “no me gusta”, “no puedo” o “no me apetece”. Empujarles a que muevan su cuerpo, respiren aire puro o compartan una mañana divertida con otros niños, es una de las mejores herencias que podemos dejarles. Pero al igual que se trata de una diversión, hay niños que, bien por sus cualidades sobresalientes o por su deseo de labrarse una carrera deportiva, se inmiscuyen más en este mundo. ¿Conoces sus derechos? A continuación te ofrezco una lista de lo que tienes que tener muy en cuenta con tu niño deportista.

1. Todos los niños tienen derecho a practicar deporte sin ninguna diferencia física, social, de sexo o aptitud. El objetivo del deporte es igualar y dar oportunidad a todos aquellos que quieran practicarlo, por lo tanto es importante que las clases o competiciones sean igualitarias para todos.

2. Derecho a la diversión y al juego. Practicar deporte, especialmente para los más pequeños, debe ser una sesión lúdica donde el juego sea el motor de esta enseñanza. A partir del tiempo y de ciertas edades se irán controlando las reglas y el aprendizaje.

3. Derecho a disfrutar de un ambiente sano, y no solo a nivel ambiental, como practicar deporte al aire libre y, si es posible, rodeado de naturaleza. Si no de un ambiente distendido, donde no haya una enconada rivalidad y los padres nos comportemos con equidad y buenos modales. Fomentar la competitividad en exceso, suele traer malas consecuencias.

Vía | Huelva24
Foto | Idey


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.