21 febrero 2017 Actualidad, Educación

restaurante y niños

Salir con los niños a un restaurante puede resultar una aventura fantástica o, por el contrario, una insoportable pesadilla. Ya son muchos, estos centros gastronómicos, que han decidido prohibir la entrada a los más pequeños. Otros, sin embargo, han adecuado sus instalaciones para que los peques disfruten de un lugar en el que poder divertirse y jugar, una vez hayan tomado su consumición.

La paciencia de los niños, por muy bien educados que estén, tiene un límite, por lo tanto una vez hayan comido tienen la necesidad de moverse, levantarse de la silla o, en el peor de los casos, corretear entre los camareros o molestar al resto de comensales. Para evitar estos atropellos y que los padres se pongan manos a la obra con la educación de sus niños, un restaurante italiano ha decidido ofrecer un descuento en la consumición total si los peques se han portado bien.

El inventor de esta idea se llama Antonio Ferrari y es el propietario de una vinoteca en Padua, al norte de Italia. Según ha confesado en distintos medios de información de su país, la primera idea le surgió cuando conoció un restaurante en Estados Unidos, en el que a los niños se les entregaban lápices de colores y papeles para que estuvieran entretenidos mientras sus padres comían. La idea le pareció genial, y aunque no la aplicó tal cual lo vio, ha preferido concienciar a los padres para que animen a los niños a portarse bien, de este modo habrá recompensa en sus bolsillos.

El problema fue cuando empezaron a abrir los domingos para la hora de la comida. Si bien en las cenas es muy difícil, por no decir casi imposible, que acudan niños, el mediodía es ideal para aquellas familias que prefieran comer fuera del hogar. Es entonces cuando descubrió lo molestos que resultan los pequeños que no saben comportarse en un restaurante. Así que le surgió la idea de premiar a aquellos padres que se esforzaban por mantener a sus niños perfectamente sentados en sus sillas.

descuento en el restaurante

De momento sólo lo ha aplicado una vez, no sabemos si es que los padres no se han atrevido o que realmente ni se han preocupado por la suculenta rebaja. Aunque un 5 por ciento de descuento podría ser un buen incentivo para que, además, nuestros niños empiecen a respetar su entorno.

Vía | Gonzoo
Fotos | Style lovely

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *