7 junio 2013 Crecimiento, Opinión

Despertar o no a los niños de su inocencia
Hace un par de días mi hija olvidó algo en el cole y al ir a buscarlo al día siguiente no estaba, ni nadie lo había visto. En su mente no entra la posibilidad de que alguien se lo haya llevado sabiendo que no le pertenece. Ella prefiere explicaciones más peregrinas, como que se ha caído a un agujero o que se ha olvidado donde lo dejó realmente. Y yo me emociono con su inocencia y con que ni siquiera se plantee que pueda haber amigos de lo ajeno a tan temprana edad. Eso significa que de momento no se le ocurriría quedarse con algo que no es suyo, lo cual parafraseando al Rey, me llena de orgullo y satisfacción.

Pero una vez más me surge la duda, ¿debo despertarla de su ensoñación y contarle como es el mundo? o ¿dejo que la vida le vaya enseñando en su momento?. Antes o después descubrirá que la honradez, la bondad y la generosidad no vienen de serie, que hay personas sin escrúpulos y niños a los que no se educa para que los tengan. Porque detrás de un niño que quita algo una o dos veces hay un crío madurando, pero detrás del que lo hace por norma solo hay una tremenda falta de educación e implicación de los padres.

Nos esforzamos porque la niña sea responsable, porque cuide de sus cosas y entienda que si sacas algo de casa puede volver estropeado o peor aún, no volver. Pero de momento nos conformamos con que sepa que las cosas se pierden, ya se enterará de que a veces las hacen desaparecer. Como también debe saber que no puede coger nada que no sea suyo sin permiso y que en ningún caso puede traer a casa cosas de otros niños.

Como decía antes, quizá estamos enfocándolo mal y solo estamos consiguiendo frenar su maduración. Y pensándolo bien nuestra actitud es, como mínimo, curiosa, porque para otros temas no reparamos en su edad y respondemos sin reparos a sus preguntas. ¿Tu como lo haces?, ¿algún consejo?

Por cierto, el juguete apareció al día siguiente misteriosamente, me agrada ver que se trataba de un crío probando con padres responsables detrás.

Foto | Flickr-Charles Rodstrom

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *