27 mayo 2014 Actualidad

Niño en el dentista

Gracias a la salud oral se puede realizar un diagnóstico temprano de la enfermedad celíaca. Algunos problemas bucales como el daño en el esmalte o las aftas pueden ser síntomas de padecer celiaquía.

Tengamos en cuenta que la enfermedad es un trastorno caracterizado por la inflamación crónica del intestino delgado, la celiaquía es generada por las proteínas de los vegetales como cebada, trigo, avena y centeno. Afecta a personas de diferentes edades, inclusive a los niños y si bien sólo el 1 por ciento de la población la padece es muy importante que se preste atención a los síntomas. Para llevar una vida normal basta con llevar adelante una dieta estricta evitando la ingesta de productos con gluten.

El Doctor Iván Malagón considera que: “aunque conocemos esta enfermedad, aún no somos conscientes de que un empeoramiento en nuestra salud oral puede ser un síntoma de celiaquía. En ocasiones, se puede detectar que un niño es celíaco por algún problema asociado a la boca, antes incluso de que le hayan diagnosticado que sufre este trastorno.

Diferentes estudios han demostrado que los celiacos presentan diferentes afecciones orales: “Por eso, si un niño acude a su dentista y se confirma que tiene llagas en toda la boca o defectos en el esmalte, del tipo de manchas de color café y además dispuestas de forma simétrica, con presencia en los dientes por orden de formación, podemos estar ante un cuadro de celiaquía”. El deterioro del esmalte no tendría porque terminar en caries siempre que se lleve adelante una higiene dental apropiada.

Vía | Portales Médicos
Foto | Flickr – Finizio

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. 15000 SoundCloud Plays 16 octubre 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *