20 octubre 2012 Actualidad, Entretenimiento

Con ropa negra y un sencillo sombrero conseguiremos un disfraz ideal

Ya estamos casi sumergidos de pleno en los preparativos de Halloween. En esta celebración una de las partes más importantes es elegir un buen disfraz. Hoy quiero daros una idea para conseguir un disfraz económico y casero además de cómodo, divertido y sencillo: un disfraz de murciélago.

El accesorio principal y con mayor protagonismo es el gorro. Tendremos que conseguir ropa negra para los pequeños, un jersey y unos leotardos o mallas negras será suficiente. Para el gorro necesitaremos: un gorro negro de lana, un poco de fieltro negro o cartulinas negras, pegamento y cartulina blanca.

El primer paso consiste en recortar sobre el fieltro o la cartulina negra las alas del murciélago y las orejas puntiagudas. Para unirlas al gorro de lana utilizaremos pegamento (puedes coserlas si se trata de fieltro). Un método para que queden bien fijadas las partes del murciélago es agarrar con pinzas de la ropa por la parte de dentro la zona que vamos a pegar.

Cuando ya tengamos las alas y las orejas recortaremos los ojos en una cartulina blanca y le dibujaremos las pupilas con un rotulador negro. También podemos comprar ojos de plástico de esos que se mueven las pupilas para dar un toque divertido al murciélago. Puedes conseguirlas en las tiendas de todo a cien. Y con todo esto ya tenemos un original disfraz para asustar a los vecinos y ser el centro de atención en la fiesta de Halloween.

Vía | Family Fun

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *