3 mayo 2016 Educación, Entretenimiento

cortometraje alas rotas

Algo que se ha ido perdiendo a lo largo del tiempo, y que muchos adultos, especialmente los más ancianos, echan de menos en los más pequeños, es la educación en valores. El respeto hacia lo que nos rodea, ya sea naturaleza, vecinos o compañeros; la paciencia; el gusto por las pequeñas cosas o la solidaridad, han ido quedándose relegadas frente a otras actitudes que podemos considerar más urgentes: ser los primeros en todo, los más altos o guapos, o parecernos a esos héroes ficticios con los que, cada día, nos bombardea la televisión.

Nosotros, como padres y educadores, responsables, de algún modo, del futuro de nuestros hijos, tenemos que ser conscientes que una buena educación también responde a que sepan valorar y amar todo aquello que gira en torno a sí mismo. Es así como conseguiremos adultos responsables, capaces de crear un mundo mucho más amable para todos. Los libros, algunas películas y los cortometrajes pueden ayudarnos en esa hermosa labor. Hoy, dando un pellizco de luz, os traigo “Alas rotas”.

“Alas rotas” es un cortometraje de animación con unas hermosas imágenes en el que vamos a conocer a un señor mayor que, un día caminando por la calle ve en un escaparate un cubo de rubbik. Esta imagen le lleva a regresar a su infancia, cuando aquel juguete formaba parte de su universo infantil. En ese momento tiene la sensación de que su pasado fue mejor de lo que es su presente. Pero un acontecimiento le hará valorar el presente, viendo cómo es necesario disfrutar del día a día.

“Alas rotas” es obra del joven director de cine Amos Sussigan, nacido en Suiza pero desarrollando su labor cinematográfica en Estados Unidos. Con este trabajo ha conseguido más de una docena de importantes premios por todos los rincones del mundo.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *