2 marzo 2013 Actualidad, Opinión

Nuestras acciones públicas pueden repercutir en nuestros hijos
Ayer Elena Valenciano, vicesecretaria general del PSOE, anunció que dejaba la red Twitter. El motivo es que sus hijos, usuarios también de redes sociales, han comenzado a recibir amenazas. Considera que así podrá protegerlos. Explica que, “Siempre ha habido gente que usa Twitter para insultar y atacar. Pero en el último mes han empezado a invadir la intimidad de mis hijos, han entrado en sus cuentas de Twitter y Facebook. Nadie ha llegado a amenazarles, pero sí les han insultado. Mi hija tuvo que cambiar de perfil y aun así volvieron a encontrarla. Al final mis hijos me dijeron que se iban a dar de baja. Pero les he dicho que no, que me doy de baja yo.

Sobra decir que los insultos, vejaciones y amenazas en cualquier medio hacia cualquier persona, me parecen injustificables y meter a los hijos incalificable. Pero, no entiendo el razonamiento, si sus hijos siguen en las redes seguirán siendo vulnerables a estos ataques. Más aún, mientras su madre ejerza un cargo político y tenga una imagen pública, siempre habrá algún cafre que pueda incomodarles o algo peor.

Desde mi punto de vista solo hay dos opciones, o asumes que vives en esta sociedad y que todo lo que hagas puede afectar a tus hijos, denunciando si es necesario, o supeditas tu vida a la de ellos. No se cual es la mejor ni siquiera creo que haya una respuesta correcta. Cada uno hace lo que considera que debe hacer. Pero sí estoy convencida de que ser madre o padre te obliga a pensar más allá de tus propias “fronteras”. Debes considerar antes de hacer algo en público que no solo es tu imagen la que estás exponiendo. Luego lo asumes o no, según tu criterio.

Es algo que nos afecta a todos, no hace falta estar en la vida pública. Nuestro comportamiento en la puerta del cole, nuestra forma de ser, condiciona en algunos casos las amistades de nuestros niños. Lo mismo sucede con lo que hacemos en las redes sociales. Puede importarte o no, pero es real. Entonces, ¿coartamos nuestra libertad en beneficio de la de nuestros hijos? o, ¿somos quienes somos e intentamos educarles para que ellos también se sientan libres?.

No lo se, pero hay que ser coherente y asumir las consecuencias, tomemos la opción que tomemos. ¿Recordáis la película Crónica del Alba.Valentina? Hay una frase que resume lo que digo, o al menos así la recuerdo “eres el hijo de un político nefasto”. Habrá quien diga, educa a tu hijo para que le resbale o entienda que la opinión es libre. Pero eso es muy complicado y si se consigue es con los años. Otros que hay un padre/madre irresponsable que ha transmitido esa idea a su hijo. Mientras lo cierto es que al niño le hace daño y que le están calificando por quien es su padre.

Foto | ABC

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *