17 marzo 2015 Crecimiento, Otros

Si los hombres hablasen

A falta de dos días para que celebremos el Día del Padre, he pensado traeros esta entrevista con dos hombres (papás, para más señas) que lideran una iniciativa llamada “Si los hombres hablasen”. Ellos son Javier de Domingo (desde Madrid), y Pau Almuni (desde Barcelona); para mí, son representantes de un cambio social que no debe pasar desapercibido, aunque no son los únicos, y más abajo veréis por qué.

Yo creo en la paternidad (y la maternidad, claro) consciente, y estoy convencida de que los papás están llamados a implicarse más en el desarrollo de sus hijos, ayudando así a la construcción de unas relaciones familiares saludables. Desde mis conocimientos y mi experiencia, entiendo por otra parte que el bebé recién nacido establece el vínculo primero con la madre, quien se convierte en un referente para la pequeña criatura, y quien cubre necesidades que nadie más puede cubrir. Eso sí: los padres deben estar presentes, y vivir en primera persona esa nueva realidad en sus vidas. Os dejo ahora con la entrevista:

El Blog Infantil.- Estamos viviendo un cambio: los papás se implican más, no sólo con con la crianza y la educación de los niños, sino en el embarazo y parto de sus parejas. Sin embargo aún hay ciertas reticencias que vencer, hay papás que aún se mantienen “al margen”, queriendo dar el paso ¿a qué crees que son debidas?

Javier de Domingo.- El hombre claramente se excluye pero también es excluido. Suceden ambas cosas y ambas hay que cambiarlas. Primero ayudando al hombre a que tome conciencia, a que despierte de su cómodo sueño de privilegio para que se active en lo que es su responsabilidad. Lo segundo ayudando a la mujer que perpetúa el paradigma del patriarcado a que tome las riendas de su vida, se emancipe de papá y sus representantes para que también tome conciencia plena de quién es, de donde viene y a donde puede ir.  

Los niños gatean y hablan a distintas edades, no todos llegamos a lo mismo a la vez. La incorporación plena del hombre al mundo de la paternidad es lenta, tiene su ritmo, no creo que se deba forzar pero sí se puede estimular. Al menos yo veo que eso ayuda más al objetivo perseguido. Mantenerse al margen es lógico, la mayoría nunca o apenas se involucró. Algunos pensamos que hacerlo es clave para el futuro de nuestros hijos y por eso decidimos generar iniciativas que estimulen este cambio. Estimular, ayudar, pedir, catalizar el cambio, esa es nuestra idea. Creo que es más constructiva que reprochar, exigir o estigmatizar los errores y las cómodas y heredadas miopías del hombre. Quiero ese cambio y lo quiero pronto, pero en “persuasión” la clave reside en el receptor así que hay que entender bien como ayudar a ese hombre a que tenga un parto respetado y no instrumentalizarlo.

Javier de Domingo EBI.- Si los hombres hablasen” es un grupo de crianza para papás…. pero ¿se excluyen a las mamás? ¿por qué razón?

JdD.- #siloshombreshablasen no es un grupo de crianza de hombres. Se ha desprendido esta idea porque vende. #siloshombreshablasen es una iniciativa para auspiciar un cambio social… ¿cual?, cambiar un paradigma primitivo, caduco e injusto de la masculinidad y la paternidad hacia otro más responsable, presente y consciente. El que hayamos abierto un espacio único de hombres creo que era necesario pues el hombre cuando se junta con el hombre tendía a hacerlo en contextos más lúdicos y menos emocionales o de acompañamiento real. Explorar esta vía me pareció muy interesante.

En este camino habrá grupos de crianza de hombres, grupos terapéuticos de hombres y círculos de hombres (que son cosas distintas) para explorar desde lo masculino aquello que nos constriñe, que nos envilece y que nos impide ser la mejor versión de nosotros mismos. Es un proyecto a largo plazo en el que no se excluye a nadie ya que también promoveremos que se abran grupos mixtos. Yo en concreto espero abrir un grupo matinal de crianza y mixto para el mes de abril. 

Las sociedades en las que nos hemos criado han usado el miedo como herramienta de domesticación humana

EBI.- Se habla (no muy alto aún, la verdad) de las nuevas masculinidades, ello implica un cambio en las relaciones entre hombres y mujeres, también en la educación de los hijos. ¿Qué consecuencias a medio plazo se pueden derivar de este cambio?

JdD.- Qué buena pregunta. Las sociedades en las que nos hemos criado han usado el miedo como herramienta de domesticación humana. #siloshombreshablasen pretende usar lo contrario al miedo, es decir, la CONFIANZA como herramienta de liberación humana. Mis pacientes y mi entorno rebosan cuentas pendientes entre el hombre y la mujer. No hay confianza, hay recelo, hay ira, hay tristeza y sobretodo hay miedo aunque la mayoría no lo vea y lo encubra con convencionalismos.

Respondiendo a tu pregunta, a medio plazo veremos dinámicas de relación más equitativas, más respetuosas, más sinceras, más auténticas, más amorosas y por tanto gestaremos sociedades con un futuro más próspero y prometedor. Esto se irá viendo poco a poco, no de golpe, pero será importante detectarlo y potenciarlo, no boicotearlo como ya hay gente que quiere hacer con nosotros buscando todo tipo de fisuras en nuestras propuestas. Es normal, ahí habla el dolor de la propia herida y necesita golpear de vuelta porque se carece de confianza y se vive en el miedo y eso es puro patriarcado… miedo a papá… y todo lo ven como a papá.

EBI.- ¿Cuáles crees que son las principales dudas (o miedos) de un papá durante el primer embarazo? ¿Y cuándo tiene por primera vez al bebé en brazos?

JdD.- Los miedos y dudas de un papá dependen del papá. Hay muchas tipologías pero es muy frecuente oír lo de que “yo no quiero ser como mi padre”. Eso está ayudando al cambio, pero es verdad que hay una tendencia a repetir el patrón. Sí, a lo mejor se le da más cosas y hay mayor permisividad pero eso no es lo que necesita un bebé. La clave es generar un vínculo de apego, seguro, constante y presente, no darle más chuches, comprarles ipads y llevarles a escuelas bilingües para un futuro incierto. Eso no mejora la paternidad. La sustitución de la emoción por cosas no se aleja de la educación desconectada emocionalmente de la anterior generación. Mimos, ternura, presencia, consciencia, juego, mirada y sobretodo escucha… estas son las cosas que necesitan los hijos. ¿El resto? atrezzo, que distrae y confunde. 

El padre tendrá su momento y tiene que aprender a escuchar la necesidad de la criatura antes que la suya propia. Esto no siempre se entiende y se fuerzan situaciones que solo generan tensión. Así, debiera abrazar lo antes posible a su bebé, siempre que no interrumpa el vínculo con la madre que es el prioritario al menos en los 2 primeros años. Algunos lo hacen nada más nacer, otros se sienten torpes y esperan a que haya pasado por las manos de todo el mundo demorando ese instante porque no están acostumbrados a la intensidad de tener otro cuerpo tan cerca.

EBI.- Creo que pensáis que es importante la atención a las emociones infantiles, ¿es así?. Entiendo que ello también significa que apostáis por unas relaciones más respetuosas con los niños, al respecto a todos nos pesan mucho nuestras vivencias personales, incluso el ideario colectivo. ¿Cómo los estás venciendo tú?

JdD.- Sí, en #siloshombreshablasen tanto Pau Almuni, mi socio en este camino, como yo, pensamos que es no solo importante sino fundamental la escucha a las emociones de los más pequeños. Así es como mejor conectamos con las nuestras. Así es como podemos sanarnos nuestras heridas. Así es como yo he transformado mi vida. Escucha activa, pura y dura. Daniel, mi primer hijo, abrió la espita de mi felicidad. Nicolás, mi segundo hijo me enseñó que la felicidad es una elección personal. Yo elijo ser feliz y practico la felicidad. El miedo, la ira o la tristeza son elecciones de las que me sacié en el pasado y que no me ayudan en mi crianza y mucho menos en mi vida. Vivir en amor y practicar el amor ha sido la palanca que lo ha cambiado todo. Ojo, esto no significa vivir en los mundos de Yupi, sino que elijo transformar aquello que no me aporta en aquello que sí lo hace.

Cada pareja, sea como sea ésta definirá sus roles de acuerdo a sus capacidades, aptitudes, actitudes y según sus posibilidades

EBI.- ¿Crees que deben existir roles definidos para hombres y mujeres en la crianza y educación? 

JdD.- ¿Roles definidos en crianza y educación? Sí y no. Cada pareja, sea como sea ésta definirá sus roles de acuerdo a sus capacidades, aptitudes, actitudes y según sus posibilidades. No veo que sea una cuestión de género en sí. Tal vez se convirtió en eso pero por nuestra herencia cultural pero precisamente es eso lo que trata de cambiar #siloshombreshablasen. Hay cosas ineludibles que corresponden a la mujer como es el parto o la lactancia materna. Eso tiene sus consecuencias a muchos niveles y por eso no puede haber igualdad. Yo pienso más en la equidad que es diferente, como un columpio, el equilibrio es raro que esté en la linea recta, más bien  está según el peso de cada uno, pero se necesitan ambos para que haya ese equilibrio y así ambos son importantes y coresponsables.

Si los hombres hablasen EBI.- Y por último, ¿Conoces otros grupos de crianza similares? ¿animas a otros padres a organizarse y compartir experiencias?

JdD.- Sí, conozco otros grupos de padres distintos a los nuestros. Está El Diván de Peter Pan con fines terapéuticos y por ello es un grupo cerrado. He oído de alguno en Catalunya y Levante, pero sobretodo conozco los que se están vinculando a #siloshombreshablasen.  Pau Almuni está liderando la apertura en Catalunya abriendo uno en Poblenou, Barcelona, otro en Gracia, Barcelona gracias a Carlos Escudero, en Canarias está “Paternando” de Leandro Trilnick y en Mallorca Jaume Mesquida y su Espai Amic y están en construcción otros en Bilbao, Girona, Sevilla, Córdoba y esperamos que más. También queremos exportar la idea a latinoamérica y estamos muy cerca de que un compañero se anime a hacerlo en Perú y yo estoy detrás de gente que quiera hacerlo en Venezuela, Chile, Argentina y México. La iniciativa tiene como uno de sus objetivos animar a que otros padres abran sus grupos en sus localidades y que nosotros podamos ayudarles en dudas de contenido, organizacionales, difusión, etc pero que esto se convierta en un movimiento social y de cambio.

Pau Almuni añade que cada grupo de hombres se “autogestiona”, decidiendo horarios, fechas, frecuencia etc… y algunos grupos son mixtos ya (el de Gracia – Barcelona por ejemplo) aunque predominan los padres. ‘Pero como dice Javier, los grupos son la herramienta pero el fin es el cambio’.

Y hasta aquí la entrevista, espero que os haya gustado. Por mi parte debo agradecer a Javier y Pau su colaboración, y darles la enhorabuena por haber dado este paso.

Fotos | Pau Almuni (portada y última), Javier de Domingo

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *