28 septiembre 2014 Actualidad, Educación, Psicología

Evitemos el abuso sexual. Practiquemos la Regla de Kiko

Siempre de actualidad, por desgracia, el abuso sexual a menores es un peligro que todos los padres debemos tener en cuenta. La mejor manera de evitarlo, como en la mayoría de los casos, es a través de la información.

Es necesario que eduquemos a nuestros hijos para que sepan qué está bien y qué no en relación a su cuerpo: dónde les pueden tocar o mirar otras personas o, incluso, otros niños. La mejor manera de tenerles informados es a través de La Regla de Kiko.


Evitemos el abuso sexual. Practiquemos la Regla de Kiko¿Qué es “La Regla de Kiko”? Es sencilla: los niños no deberían permitir que otros niños o adultos toquen partes de su cuerpo que suelen ir cubiertas por su ropa interior. Y no deberían tocar a otros niños, niñas y/o adultos en esas zonas.

“La Regla de Kiko” es una guía sencilla para ayudar a los padres, madres y educadores a explicar a los niños y niñas dónde otras personas no pueden tratar de tocarles, cómo reaccionar y a quién dirigirse para pedir ayuda.

La Campaña para frenar la violencia sexual contra los niños, niñas y adolescentes fue iniciada por el Consejo de Europa el 29 de noviembre de 2010 en Roma (Italia), siendo sus principales objetivos:

  • Promover la firma, ratificación y aplicación del Convenio del Consejo de Europa para la Protección de los Niños contra la Explotación y el Abuso Sexual
  • Proporcionar a los niños, sus familias y cuidadores y las sociedades conocimientos y herramientas para prevenir la violencia sexual contra los niños, niñas y adolescentes y, de este modo, crear conciencia acerca de todo lo que constituye violencia sexual contra las personas menores de edad

En España, la Campaña está siendo coordinada por la Federación de Asociaciones para la Prevención del Maltrato Infantil (FAPMI), con la colaboración del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

“La Regla de Kiko” se estableció para ayudar a los padres, madres y cuidadores a iniciar una conversación con sus hijos. Puede ser un instrumento muy eficaz para protegerles contra el abuso sexual y contra otras formas de violencia sexual.

También ayuda a explicar a los niños que su cuerpo les pertenece, que existen secretos buenos y malos, y formas de tocar buenas y malas. “La Regla de Kiko” tiene cinco aspectos importantes:

  • 1. Tu cuerpo es tuyo. Debemos enseñar a los niños que su cuerpo les pertenece y que nadie puede tocarles sin su permiso.
  • 2. Buena forma de tocar – mala forma de tocar. Los niños no siempre reconocen las formas apropiadas a inapropiadas de tocar. Debemos decir a los niños y niñas que no está bien que alguien mire o toque sus partes privadas
  • 3. Secretos buenos – secretos malos. Los secretos son una táctica primordial de las personas que cometen abusos sexuales. Por este motivo es importante enseñar a los niños la diferencia ente los secretos buenos y malos
  • 4. La prevención y la protección son responsabilidades que incumben al adulto. Cuando los niños son objeto de abuso sienten vergüenza, se sienten culpables y tienen miedo. Los adultos debemos evitar crear tabúes en torno a la sexualidad
  • 5. Otros consejos útiles para acompañar “La Regla de Kiko”. Es importante que informemos a los niños de los adultos que pueden formar parte de su red de seguridad, con los que pueden contar en caso de riesgo o duda. También, dado que en muchas ocasiones, el autor de los abusos es cercano al niño, debemos acostumbrar a los niños a informen con regularidad a sus padres, madres, cuidadores y educadores de la existencia en su entorno de alguien que da regalos, pide que se mantengan secretos o trata de pasar tiempo a solas con un niño. En otros casos, al contrario, el autor es un extraño. Es imprescindible que enseñemos a nuestros hijos reglas simples sobre el contacto con los extraños: no subir nunca al coche de un extraño, no aceptar nunca regalos o invitaciones de un extraño, etc. Por último, debemos hacerles saber que existen profesionales que pueden ser de gran ayuda (maestros, trabajadores sociales, médicos, el psicólogo de la escuela, la policía, el orientador escolar, etc.) y que existen números de teléfono gratuitos a los que los niños pueden llamar para pedir asesoramiento, como puede ser el Teléfono Europeo de Ayuda a la Infancia 116 111.

Estas sencillas cinco reglas nos permitirán tener algo más seguros a nuestros hijos e hijas, y los padres estaremos algo más tranquilos. Por supuesto, siempre debemos estar atentos a posibles señales, sin caer en la obsesión.

¿Qué haces en casa sobre este tema? ¿Informas a tus hijos en cuestión de su edad?

Página oficial | La Regla de Kiko

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *