17 febrero 2015 Salud

Guía rápida de actuación frente a quemaduras

Uno de los accidentes domésticos más frecuentes que sufren los menores son las quemaduras. Estas se pueden producir por múltiples factores. En realidad, las casas suelen estar llenas de peligros asociados al fuego. Por ello es muy importante aprender a reconocer los tipos de quemaduras y cómo actuar con cada una.

Según la profundidad de las quemaduras, estas pueden ser:

De Primer Grado.

Se lastima la epidermis, es decir, la parte más superficial de la piel. Esta se pone roja y puede hincharse. Para tratarlas es necesario colocar la parte afectada bajo el grifo con un chorro suave y fresco de agua. En caso de que la quemadura sea muy extensa, esté en el pecho o abdomen del niño o circunvale una extremidad, habrá que acudir de inmediato a nuestro centro de salud.

De Segundo Grado.

Las zonas afectadas son la dermis y la epidermis, por lo que suelen aparecer ampollas. El niño sentirá mucho dolor y presión en la quemadura. En caso de quemaduras de segundo grado jamás debemos aplicar, sin supervisión médica, cremas o ungüentos caseros ya que contribuirán a infectar la zona y a conservar el calor. Tampoco se deben romper las ampollas, tan sólo vendarlas con gasas estériles hasta que las vea un especialista. Para reducir el dolor, antes de acudir al médico, se puede enfriar la lesión dejando que el agua fresca corra sobre la herida.

De Tercer Grado.

La quemadura invade la epidermis, la dermis y puede destruir las terminaciones nerviosas, los músculos y llegar hasta los huesos. La piel cambia de color y adquiere una textura rugosa. Por lo general, se pierde cualquier tipo de sensación, incluida la de dolor. Aquí es fundamental actuar rápidamente, retirando la ropa que no esté pegada al cuerpo. Aquella que esté adherida a la zona afectada, no debe tocarse. Para evitar infecciones, es recomendable cubrir la zona con gasas estériles, envolver al menor en una manta para evitar la pérdida de calor corporal y acudir de inmediato al hospital.

Foto | Morguefile-Greyerbaby
Fuente | Manual de Prevención de Quemaduras de la Fundación Michou y Mau

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *