8 noviembre 2009 Crecimiento, Psicología

Habilidades del niño a los tres años

A los tres años el bebé se convierte oficialmente en un niño, aunque sus rasgos siguen despertando la misma ternura. Es una etapa de crecimiento físico lento pero de rápido desarrollo psicomotriz. Ya es capaz de entender muchas cosas, de expresar otras tantas y tiene una actividad frenética pero también se concentra en una actividad por más tiempo. El entorno del niño de tres años se amplía y empieza a descubrir a sus iguales y a jugar con ellos.

Si nos centramos en sus habilidades psicomotrices, el pequeño a los tres años ha logrado un gran control sobre su cuerpo. Puede subir y bajar escaleras sin ayuda, se pone de puntillas, pedalea en su triciclo y corre, baila y salta sin parar. Puede hacer dos cosas a la vez, como caminar mientras come o habla por teléfono. Aún no sabe que tanta actividad puede agotarle, por lo que es conveniente intercalar algún juego más sedentario de vez en cuando.

También es más hábil utilizando sus manitas. Puede pasar las hojas de un libro y ya sostiene el lápiz, si le enseñamos lo podría llega a hacer correctamente. Dibuja líneas rectas y círculos e intenta copiar lo que pintamos nosotros. Podría incluso dibujar alguna letra o escribir su nombre de pila. Sus garabatos van tomando forma de objetos concretos. Este año aprenderá a cortar con tijeras, cuida siempre que sean adecuadas a su edad.

El niño ya no usa pañales aunque no es raro que haya algún escape tanto diurno como nocturno. Puede vestirse y desvestirse solo si no hay botones o cremalleras en la ropa, quizá necesite un poco de ayuda para distinguir el derecho y el revés de las prendas. Si se lo pedimos llevará su ropa a lavar o su plato a la mesa. Sabe lavarse las manos y secárselas. El pequeño sabe coger la cuchara y come solo. El babero es una prenda de bebés así que tiene que acostumbrarse a comer sin él y cada vez se mancha menos.

Su mundo interior y su imaginación son cada vez mayores. También lo es su capacidad de concentración y ya podrá estar cerca de 10 minutos centrado en alguna actividad. Los puzzles y los bloques de construcción le gustan y entretienen un rato.

Cada niño crece a su ritmo. Lo que hemos dado son solo generalidades que algunos pequeños lograrán antes de los tres años y otros después. No hay que forzarles pero si favorecer su desarrollo. Tampoco podemos pretender que lo hagan todo bien y a la primera, la práctica será la que les lleve a lograrlo.

Más información | Guía infantil
Foto | Kaweah Delta

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *