7 abril 2017 Crecimiento

Una relación muy especial

Cuando existe una discapacidad, sin importante cuál sea, en un miembro de la familia se podrá generar un impacto. Esta situación puede resultar complicada de manejar, pero nada es imposible y los beneficios son realmente buenos. Un punto muy importante para que la experiencia positiva es que la inclusión de la persona con discapacidad.

Hoy te brindaremos algunos consejos para que los padres y los hermanos puedan entender la discapacidad, hablando del tema y pudiendo identificar las emociones y los sentimientos que esta realidad provocan.

Se tendrá que diferencia la relación que existe entre dos hermanos si uno de ellos tiene una discapacidad. Este tipo de situación o vivencia puede llevar a los pequeños a tener que asumir una responsabilidad mayor, además de desarrollar una madurez temprana. Otro aspecto es que los hermanos podrán tener muchos menos prejuicios frente a otras situaciones de la vida, sabrán escuchar más al prójimo y serán excelentes personas.

No siempre los hermanos toman esta situación de la misma forma.

No siempre los hermanos toman esta situación de la misma forma. Pueden aparecer distintos sentimientos.

Entre estos sentimientos se destacan los celos. Los hermanos que no tienen la discapacidad pueden pensar que sus padres dedican más atención a su hermano, este sentimiento es normal. Una buena medida es explicarles que si se le dedica más tiempo al hermano es porque ellos lo necesitan más, además de intentar buscar un equilibrio. Aunque parezca difícil de lograr los padres deberían dejar de lado la actitud sobreprotectora, defendiendo siempre al más débil.

Otro sentimiento que puede aparecer es la vergüenza. Esto aparecerá cuando el niño piense que por tener un hermano con discapacidad los demás podrán pensar que hay algo diferente en ellos. Una situación que podrá darse en algunas situaciones, pero es importante entenderlo y ayudarlo a reflexionar sobre el tema en lugar de reprenderlo o castigarlo. Lo que se puede hacer es ignorar a las personas que los miran de forma extraña.

Los niños también pueden, en determinado momento, sentirse solos, sentir que no hay nadie a su lado. Verán que sus padres se encuentran ocupados, cansados o triste para prestarle atención o jugar con el niño que no tiene problemas. Para evitar la aparición de esta sensación es necesario tener una buena comunicación y hablar acerca de ello.

>h2>Ideas para los padres

Los adultos podrán llevar adelante distintas estrategias para ayudar a los niños a entender la situación. Un punto clave es entender que a medida los niños vayan madurando podrán comprender la discapacidad, aunque podrían parecer otros interrogantes vinculados a los problemas del hermano.

Es fundamental tener una buena comunicación, lograr que el hermano le trasmita a su manera y cómo vaya pudiendo un sentimiento de apoyo. Además, deberán tener toda la información necesaria para que puedan entender y aceptar la situación.

Vía | Cuídate plus
Foto | Pixabay – Ambermb

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *