12 marzo 2011 Educación

Hijos único, no necesariamente tienen que ser caprichosos

Existen muchos mitos que se han creado en relación a los hijos únicos, la mayoría de ellos aseguran que los pequeños sin hermanos son seres caprichosos y egoístas, esto se debe a ser niños súper mimados y consentidos. Pero esto no debe tomarse como una única norma en el caso de estos pequeños, eso dependerá de la forma en que fueron criados y los valores que se le fueron inculcando.

Existen diferentes razones por lo cual las mujeres junto con sus parejas deciden solo tener un hijo, entre las más comunes podemos encontrar razones económicas, por tratarse de una pareja madura, para no perder su rutina laboral, o porque los padres se separaron antes. No importa el motivo, esto depende de las parejas y sea cual sea la causa la decisión debe ser respetada, pero no debemos desconocer que estadísticamente el 45 por ciento de las parejas que viven en países desarrollados tienen un solo hijo, y este porcentaje va en aumente.

Ser padres de un hijo único no debería causar problemas, salvo cuando se sientan culpables frente a la soledad del pequeño, ya que esto puede provocar que los padres busquen objetos de compensación convirtiendo al niño en cada vez más exigente. Otro de los puntos a tener en cuenta está relacionado con la sobreprotección, cuidar excesivamente a un niño no es bueno ni para él ni para los padres, lo único que se logrará será tener un niño temeroso que no pueda crecer en diferentes ámbitos.

Lo más importante es que cuando se cría a un hijo único se le permita relacionarse con el resto del mundo de una manera normal, que aprenda a compartir con los pares y que por momentos sentirse solo no es nada malo y además pueden sacarle provecho a su soledad.

Vía | Con Mis Hijos
Foto | Flickr- Rafa 2010

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *