8 agosto 2017 Educación

Buenas ideas para realizar con los niños

Una entrada más en la que te brindaremos algunas ideas ecológicas para compartir con los niños. Aprovechamos la oportunidad para invitarte a leer el artículo anterior en el que hemos tocado este interesante tema.

Sabemos que enseñarles a los niños a reciclar es clave, especialmente si estamos frente a materiales que perjudican el medioambiente, como los envases de poliestireno. Son muchas las casas de comida rápida que las siguen empleando, con tu pequeño podrás darle un nuevo uso. Podrás reciclarlas y así poder usarlas como semilleros del jardín o emplearlas como una maceta de alguna planta especial. También se podrán emplear para guardar juguetes de un tamaño reducido.

Algunos envases se pueden convertir, en pocos pasos, en originales barcos. Para eso, además, necesitarás un poco de papel, cinta adhesiva y un lápiz. Podrás hacerlo separando la parte superior de la inferior o dejándolas como se presentan y haciéndoles un agujero en la parte central en donde se pondrá el lápiz como si fuera un mástil. Con el papel podrás crear un vela y con algunos rotuladores decorar el resto de la superficie.

Sabemos que enseñarles a los niños a reciclar es clave, especialmente si estamos frente a materiales que perjudican el medio ambiente.

Es muy importante que los niños, desde muy pequeños, vayan tomando conciencia de las diferentes maneras de energía que existen y cuáles no son contaminantes. Una manera de que el pequeño entienda los efectos del sol es colocar pequeños trozos de papeles de color expuestos al sol por uno o dos días, cuando se retiran estos papeles se podrá ver como se destiño por la acción de los rayos solares, una manera simple de explicarles algo cotidiano que, seguramente, nunca se detuvieron a observar.

Así como les explicamos el efecto del sol también les podremos explicar, de forma práctica y fácil de entender, las consecuencias de la contaminación. Para ello deberán hacer un dibujo cualquier en un papel y colocar en diferentes zonas tapas o tapones para cubrir diferentes zonas del mismo. Se deja el dibujo con sus partes cubiertas al aire libre, protegiendo de la lluvia y del sol. Cuando pasan unos días podrá ver que las zonas que fuero cubiertas por las tapas mantenían el color original, mientras que las que estuvieron expuestas al aire libre son más grisáceas.

Cuando salgan de paseo o viaje se le podrá enseñar al pequeño que no está mal tirar una peladura de manzana en el campo, pero que no se tiene que tirar la servilleta. Debemos tomarnos el tiempo necesario para que pueda entender que algunas cosas si se pueden tirar y otras no, así sabrá que material es biodegradable y cuál no.

Para que entiendan bien el concepto podremos realizar un trabajo de observación en el hogar. En dos envases de yogur que estén vacíos se los llenará de tierra húmeda, en uno de ellos se colocará un trozo de plástico y en el otro alguna hoja que hayas cogido del jardín. Dejarlo unas semanas manteniendo siempre la tierra húmeda, después del tiempo de reposo los niños podrán ver que la hoja desapareció sirviendo de alimento para la tierra, mientras que el plástico no se modificó en nada.

Los conceptos ecológicos se irán incorporando poco a poco a lo largo de los años, lo importante es comenzar desde pequeños y tener la constancia de ir incorporando frecuentemente nuevos conceptos.

Vía | Guioteca
Foto | Pixabay – Geralt

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *