22 diciembre 2010 Compras, Educación, Juguetes y juegos

En un juguete, prima el valor educativo frente a la seguridad
Estamos en una época en la que la compra de juguetes llega a alcanzar el tope de ventas anuales. Y es que, como se desprende del II Informe Nacional sobre la Infancia en España 2010 de Chicco, los padres concentramos nuestras adquisiciones en Navidad y en el cumpleaños de los peques.

Otro de los datos más relevantes, a la par que preocupantes, que resulta de esta investigación, es que un gran número de usuarios pasa por alto la seguridad de los juguetes. No en vano en torno al 33 por ciento de los consultados no le importa que los juguetes adquiridos no estén homologados por la Unión Europea.

El problema no es que no consideren este punto importante, sino que simplemente no lo consideran o no se fijan a la hora de hacer sus compras infantiles (el 17 por ciento de las madres y el 26 por ciento de los padres). Muchos (en torno al 9 por ciento de los padres) alegan que se llevan el juguete que le parece más interesante al margen de que cuente o no con las garantías de calidad europeas.

El aspecto que más importancia tiene para los padres es que este sea educativo más que pueda divertir o entretener a sus hijos. Un factor que valora el 78 por ciento de las madres y el 73 por ciento de los padres.

Hay unanimidad en pensar que los niños tienen demasiados juguetes y que no jugamos lo suficiente con nuestros hijos, siendo las mamás las que más compran. Le siguen los padres y después los abuelos. Sin embargo llama la atención que, según el informe, los padres le dan más valor a regalar un juguete en función del comportamiento del niño que las madres.

Vía | Chicco
Foto | Crece Bebé

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *