27 octubre 2012 Entretenimiento, Manualidades

La decoración en esta fecha es igual de importante que los caramelos

La tradición de Halloween lleva implantada en América muchos años y gracias a ello encontramos multitud de ideas muy originales para celebrar la noche de brujas. Una de esas ideas es una simpática forma de decorar los caramelos, en concreto las piruletas y los chupa-chups. De hecho, la mayoría de los niños comen caramelos en algún momento de la semana por lo que presentarlos de una simpática manera llamará mucho más su atención.

Los chupa-chups vampíricos son fáciles de realizar, tan solo necesitaremos: papel de celofán rojo, un cordel plateado o dorado, un poco de fieltro negro, un trozo de cartulina blanca y pequeños ojos de plástico. Como ya dije en otro artículo, los ojos de plástico y el fieltro podemos conseguirlos fácilmente en la mayoría de las tiendas de todo a cien.

El primer paso es hacer pequeños cuadrados con el papel de celofán y envolver con ellos los chupa-chups. Con el fieltro negro, recortado de forma rectangular haremos la capa del vampiro. Para mantenerlo todo unido utilizaremos el cordel haciendo una lazada.

Posteriormente, con unas gotitas de pegamento (si es que los ojos no son ahesivos) pegaremos los saltones ojos en la cabeza del vampiro. Para hacer los colmillos recortaremos pequeños triángulos utilizando la cartulina blanca. Por último los pegamos invertidos (con la punta hacia abajo) al chupa-chups. Y si quieres rizar el rizo, elige caramelos con palo de los que tiñen la lengua de rojo, seguro que son un éxito.

Vía | Kaboose

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *