28 septiembre 2012 Entretenimiento, Manualidades

Ilusión óptica muy fácil de realizar

Como muchos padre habéis podido comprobar, en ocasiones lo más simple entretiene durante horas a los pequeños. Hoy os propongo que les mostréis la manera de construir su propio taumatropo. Por supuesto, primero tendremos que explicarles lo que es ya que su nombre no les dirá mucho.

Un taumatropo es un invento del siglo XIX que perseguía el objetivo de demostrar que el ojo tiene una persistencia de lo visionado. Esto quiere decir que la retina mantiene durante un momento la imagen que ha visto después de que ya haya desaparecido. El taumatropo es un juguete que crea una especie de ilusión óptica.

Con un poco de cartulina, un par de imágenes simples y dos gomas (cuerdas elásticas) conseguiremos unos momentos de magia. El primer paso es dibujar dos círculos sobre la cartulina con la ayuda de un vaso. Lo ponemos boca abajo y dibujamos el borde del vaso. Recortamos la silueta y procedemos a dibujar dos imágenes simples en cada uno de los redondeles.

En sus orígenes se utilizó en uno de los círculos el dibujo de una jaula y en el otro se dibujó un pequeño pájaro. Pegamos los círculos uno contra otro de manera que cada dibujo quede por una cara. Con un lápiz hacemos dos agujeros a los extremos en los que insertaremos las gomas. Una vez construido lo pondremos en funcionamiento. Tan solo hay que enroscar las gomas para que al soltarlas un poco se vayan desenroscando haciendo girar el círculo.

Las imágenes darán la sensación de fundirse en una sola provocando el efecto en este caso de que el pájaro está dentro de la jaula. Una manualidad que les servirá para aprender algo más y por supuesto también para que se entretengan imaginando un sinfín de imágenes a las que quieran dar movimiento.

Foto | Flickr-Rakka
Más información | Muy interesante

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *