25 junio 2011 Manualidades

Ideas para reciclar conchas con los niños
En cada época del año la naturaleza nos surte de materiales para hacer manualidades, en nuestro caso con los niños. El verano no es una excepción, ya os contamos como aprovechar la arena de la playa y hoy compartimos ideas para entretenernos con las conchas. Los niños estarán entretenidos buscando las más bonitas mientras están fuera, y decorándolas en los ratos que estén en casa. Incluso algunas se pueden guardar en la caja de los materiales para las tardes lluviosas de otoño.

La manualidad más sencilla es facilitar a los niños pintura acrílica o témpera y dejarles que desarrollen su creatividad pintándolas. En la foto hay algunos ejemplos, pero seguro que la imaginación de tus peques los supera. Con pegamento tipo super glue, se pueden hacer figuras sobre una cartulina con las conchas decoradas. Las que quieran, paisajes, animales, flores o insectos. Cuando esté bien seco se puede enmarcar y dar un toque veraniego a la habitación de los niños.

En las tiendas de manualidades venden ojos de plastico, con ellos y las conchas se pueden hacer divertidas criaturas. Coloca dos conchas una sobre otra, de forma que quede una abertura. Si encuentras una completa, con las dos partes mejor, sino imítalo. Cuando tengas decidido como colocarlas pega un extremo con pegamento fuerte. Sobre la superficie superior o en la abertura, coloca los ojitos, parecerá un pequeño monstruito. Las caracolas pequeñitas pueden servir de orejas o de nariz. Las caracolas más grandes dan también mucho juego pueden ser monstruos de boca dentada muy grande. Seguro que los niños lo ven con facilidad.

Con una concha grande rugosa y completa podemos hacer un sapo. Necesitas otras cuatro conchas más pequeñas para que hagan de patitas. Las traseras serán las que sujeten la figura, por lo que deben tener una buena base. Haz la prueba antes de pegar. Apoya la concha grande sobre dos más pequeñas en ángulo de 90 grados y pégala bien a las conchas pequeñas. Cuando esté seco pega los dos ojitos en la parte superior. Con dos limpiapipas o dos alambres finitos se hacen las patas delanteras. Péga los limpiapipas por un extremo a la parte inferior más alta de la concha, y por el otro cada uno a una concha pequeña. Deja que los niños pinten su sapo con los colores que más les gusten.

Si tienes más ideas sobre como reciclar las conchas que recogeís de la playa, cuéntanoslo.

Foto | Flickr-Elbien Minks
Más información | Kaboose

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *