5 octubre 2016 Salud

medicamentos con codeína

Con la llegada del otoño aparecen los descensos de temperatura y, casi de forma inevitable, los resfriados. Sin duda los niños son los más proclives a acaparar todo este maremagnum de toses, mocos y alguna que otra fiebre. Aunque, generalmente, suele pasarse con un poco de reposo y muchos mimos, es normal que nuestro pediatra nos recete algún medicamento para aliviar esas desagradables molestias.

Entre las sustancias químicas que se hicieron un hueco importante a lo largo de décadas atrás, nos encontramos con la codeína. Fuimos muchos los niños que tomábamos algún tipo de jarabe, especialmente para aliviar la tos o aminorar los efectos de los catarros, que llevaban este componente. Afortunadamente, y gracias a las últimas investigaciones, se logró tomar las justas medidas, aprobadas por el Ministerio de Sanidad, para que su uso fuera debidamente controlado, sobre todo entre la población infantil. Pero ¿por qué dejar de usar medicamentos con codeína si parecían eficaces?

Según las investigaciones realizadas, la codeína es un elemento que, al entrar en contacto con el organismo se transforma en morfina. Aunque el impacto es variable según cada organismo, en cualquier resulta perjudicial, más allá del estado de salud o edad de la persona tratada. Es por ello que se desaconseja para los menores de 12 años y para el resto que presenten algún tipo de problemas respiratorios.

Tras una investigación realizada en Estados Unidos, en los que hay zonas donde todavía se utiliza la codeína en niños a pesar de las advertencias, se ha comprobado que existen problemas graves de salud asociados al uso de este medicamento, llegando incluso a la muerte. No en vano, son 21 casos de menores los que fallecieron al ser tratados, de forma sistemática, por este componente.

Vía | Infosalus
Foto | Els xiquets

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *