9 mayo 2017 Salud

migrañas en niños

Al igual que sucede con los adultos, los dolores de cabeza en los niños suelen ser habituales. Es normal que ante una situación de estrés o si abusan de las pantallas en los juegos tecnológicos, sientan como una pesadez inusual en su cabeza, aunque siempre de forma esporádica y en momentos concretos. Sin embargo, de igual modo que el resto de la población, esos dolores pueden llegar a ser crónicos, convirtiéndose en un grave problema de salud al que tendremos que poner remedio de inmediato.

Un estudio realizado en Estados Unidos ha puesto de manifiesto como estas migrañas, padecidas por los niños, pueden tener su origen en la carencia de ciertas vitaminas. Aunque no se ha podido establecer una relación causa-efecto ya que todavía quedan muchas más pruebas que realizar.

Las migrañas y los niveles de vitaminas

En los últimos años, se ha podido comprobar como el número de niños y adolescentes que sufren migrañas ha aumentado de forma considerable. Es por ello que desde el Hospital Infantil de Cincinnati, en Estados Unidos, un grupo de médicos, liderados por la doctora Suzanne Hagler, han realizado una serie de pruebas e investigaciones en torno a esta materia, con el fin de descubrir si existía un nexo común entre todos los casos.

Para llevar a cabo este estudio, Hagler y sus compañeros, tomaron como muestra los datos clínicos de aquellos niños que habían sido diagnosticados con migrañas en el Departamento para el Dolor de Cabeza del hospital infantil. Estos datos fueron cotejados con los niveles de vitaminas que encontraron en su organismo.

multivitaminicos

Vitamina D, riboflavina, ácido fólico y coenzima Q-10

En el flujo sanguíneo pudieron medir los niveles de vitamina D, riboflavina, el ácido fólico y la coenzima Q-10 (una sustancia similar a las vitaminas y que se encuentra en las células del cuerpo, ayudando al crecimiento). Al parecer, y según las pruebas, todas ellas estaban implicadas, en mayor o menor medida, en la provocación de las migrañas.

Como datos curiosos, se comprobó que las niñas eran más propensas a tener los niveles más bajos de Q-10. En cambio los niños fallaban en la vitamina D. En el ácido fólico, en cambio, no se encontraron diferencias significativas entre ambos sexos. También se comprobó que aquellos pacientes que tenían migrañas crónicas eran más propensos a tener bajos niveles de la coenzima Q-10 y de riboflavina, a diferencia de los que sólo las sufrían de forma esporádica.

El siguiente paso será descubrir si un tratamiento con complejos vitamínicos podrían ser efectivos, tanto para reducir el impacto del dolor como para prevenir.

Vía | Tendencias 21
Fotos | Rosario3 y Globovision

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *