10 septiembre 2017 Educación, Salud

peso en las mochilas escolares

Nuestros niños ya vuelven al cole y, al menos durante los primeros días de clase, van a tener que llevar, cargados en su mochila, todo el material que se les ha pedido para iniciar el curso. Hasta que consigan conocer su horario y el índice de materias que van a necesitar cada día, lo más fácil es que vayan excesivamente cargados. Esta sobrecarga en su espalda puede causar diversas lesiones que acarrean consecuencias especialmente graves, algunas de ellas pueden quedarse para toda la vida.

No debemos obviar que nuestro peque está proceso de crecimiento, por eso cargar mucho peso a su espalda puede resultar perjudicial para la consolidación de sus huesos y músculos. Dolores de espalda, de hombros, de cabeza… son algunas de las consecuencias que resultan de una continua sobrecarga en la mochila escolar de nuestros niños. Pero ¿cómo podemos hacer que esa carga se vuelva más liviana? Aquí te dejo algunos trucos.

Mochilas resistentes y ajustables

Lo primero que debemos hacer es buscar una mochila que sea resistente y que además esté bien adaptada para la espalda infantil. Los puntos de apoyo son los hombros y la espalda, por lo que es conveniente que esté acolchada, ajustándose bien a la anatomía infantil a través de unas correas que se adapten al niño.

El siguiente paso es repartir el peso del material que lleve cargado en la mochila. Es necesario organizarla bien para que no caiga todo el peso sólo en un lado.

Saber elegir el material escolar básico también es imprescindible. Procura que sus libretas no sean de las más pesadas. Si pueden escoger, y el centro escolar les da libertad, mejor coger aquellas que no tienen tapas duras o un gran número de hojas.

Niño al cole con mochila con ruedas

Atentos al horario y mejor si la mochila es con ruedas

Estar atentos al horario y materias que les toca cada día es fundamental. Si hoy no tienen matemáticas no hay ninguna necesidad de que lleven el libro y el resto de material para esta asignatura. A veces a los niños se les pasa, así que nada mejor que revisar con ellos el horario del día siguiente para que lleven sólo aquello que van a necesitar para esa jornada.

En muchos centros escolares llevan todos los libros de texto el primer día de clase y los dejan en el aula. Es una buena opción para que los peques los tengan siempre que los necesitan y no los lleven cargados a diario de vuelta a casa. También las editoriales han conseguido, en muchos casos, dividir los libros en varios volúmenes que corresponden a los distintos trimestres, para que no pesen tanto y su transporte sea más ligero.

Otra idea es convencer al niño de usar ruedas para transportar su mochila, así la llevan como una maleta y el esfuerzo es infinitamente menor.

Fotos | Su médico y Nosotras

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *