27 marzo 2016 Entretenimiento

casa museo raton perez

El Ratón Pérez, como cualquier personaje ilustre de nuestra vida emocional, histórica o fantástica, merece tener un lugar al que ir a venerar o visitar en ese tiempo de ocio con los niños. Especialmente para ellos están construidos estos lugares que, de alguna forma, se saltan los cánones de lo que conocemos como museos tradicionales. Sin embargo, y si nos atenemos a las fechas, nuestro Ratón Pérez ya es más que merecedor de tener su espacio de visita y adoración, como los más grandes.

El Ratón Pérez, según nos cuenta la historia que escribiera Luis Coloma, allá por 1902, vivía, junto a su familia, en una enorme caja de galletas en la confitería Prast, en el número ocho de la calle Arenal de Madrid. Precisamente el Ratón Pérez apareció, por primera vez, cuando al, entonces, rey niño Alfonso XIII se le cayó su primer diente. Lo cierto y verdad es que, a partir de ese momento, se ha convertido en un auténtico héroe de nuestra memoria literaria y dental.

Así que para que no se olvidara su gesta, en Madrid, precisamente en esa misma casa, se ha creado un museo dedicado a él. Un lugar íntimo, divertido y lleno de encanto para todos aquellos peques que quieren conocer sus costumbres, su familia y su forma de vida.

La Casa Museo del Ratón Pérez cuenta con dos plantas en las que vamos a disfrutar de distintas maquetas que conforman su hogar, al mismo tiempo que distintos dibujos e ilustraciones de varios artistas que han recreado su imagen a lo largo del tiempo.

Museo Ratón Pérez

Las visitas se pueden realizar todos los días, de lunes a domingo, en distintos horarios, aunque para hacer reservas (ya que el aforo es limitado), mejor consultar en el teléfono: 915226968, el precio por persona es de 3 euros y está recomendado para niños de a partir 5 años.

Página Oficial | Casa Museo del Ratón Pérez

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *