21 julio 2014 Educación, Opinión

Buenos modales infantiles

Es evidente que los buenos modales y la buena educación la van a aprender nuestros niños de nuestra propia casa y con nuestro ejemplo. De nada sirve que estemos empeñados en que den las “gracias” o los “buenos días” si no ven que nosotros lo hacemos. Los buenos modales no son una materia escolar que se aprenden de los libros, si no que deben formar parte de nuestra forma de ser y estar a lo largo de nuestra vida.

Por eso es necesario que estemos muy atentos a su evolución y les animemos a que realicen ciertas prácticas de buena educación frente a los demás. Poco a poco les podemos ir enseñando que hay palabras mágicas que son muy importantes para una buena convivencia con los demás.

Entre los 2 y 3 años ya es un buen momento para que empiecen a utilizar el “gracias”, “por favor”, “perdón” o “buenos días”. A estas edades todavía no podemos exigirles mucho, pero si ellos ven que lo hacemos de forma habitual, entonces les saldrá de forma habitual y sin ningún esfuerzo.

A los 4 años, y hasta los 6, es el momento de corregir y hacerles entender ciertas actitudes que no son del todo tolerables, especialmente porque los demás necesitan un respeto. Hablar a gritos, chillar cuando quieren algo o meter la mano para tocar la comida, son temas que ya pueden entender con total naturalidad.

A los 6 años el niño ya comprende que hay que utilizar ciertas palabras para pedir las cosas. No basta con un “dame agua”, si no que le tenemos que añadir el “por favor, dame agua”. Ha de saludar a los vecinos cuando les ve por la escalera o cuando entra en un comercio. No debe interrumpir las conversaciones, que esto es algo que no todos los padres entienden. En la mesa debe saber manejar los cubiertos, lo de jugar y meter las manos debe haber quedado olvidado.

Vía | Ser Padres
Foto | Me lo dijo Lola

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *