12 julio 2013 Salud

Niños alergicos y botiquin de rescate
Los profesionales médicos ya llevan tiempo advirtiéndonos que cada vez son más los niños que padecen alergias. Es cierto que por la contaminación, la exposición temprana a nuevos alimentos o, incluso, el exceso de limpieza, hace que los niños no desarrollen su sistema inmunológico como debiera y de ahí que cada sean más los que padezcan alergias de cualquier tipo.

Pero si a esto sumamos que la época de vacaciones es un tanto especial y que no siempre llevamos el cuidado que necesitan o incluso, ellos mismos se atreven a probar otros alimentos o tienen que convivir en espacios donde el polvo u otros alérgenos están a su alrededor, estos problemas se pueden agravar. Así que según los expertos, lo mejor es que el niño, vaya donde vaya, lleve siempre un “botiquín de rescate”.

Según los pediatras, este botiquín que debe acompañar al niño alérgico, debe llevar: antihistamínicos, especialmente si padecen de forma habitual rinitis o conjuntivitis; un inhalador, para el caso de los pequeños asmáticos; corticoide o adrenaliana autoinyectada para aquellos que son alérgicos a algunos alimentos o a las picaduras de distintos insectos. Y, de paso, nunca está de más llevar la receta extendida por el médico en el caso de que se nos pueda presentar algún problema en un viaje.

Los campamentos, los hoteles masificados, los buffets libres, los vestuarios de las piscinas… son lugares en los que los pequeños pueden encontrar motivos más que suficientes para que su alergia se despierte con total impunidad. Suelen ser días más relajados, en los que la alimentación se disloca, por eso es importante informarse de los componentes de las comidas antes de que el niño las pruebe. Un botiquín de rescate puede ayudarnos, al menos, a parar ese primer síntoma.

Vía | La Razón
Foto | La Petit Baobab

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *