23 noviembre 2011 Actualidad, Psicología, Salud

Estos pequeños se fijan más en la nariz y la boca

Un nuevo estudio presentado en la reunión anual de la Sociedad de Neurociencia en San Diego, revela que los niños bipolares evitan los ojos cuando se fijan en el rostro de otras personas. Para realizar el estudio se rastrearon los movimientos oculares de los niños con trastornos y los de niños sin trastornos psiquiátricos.

En el estudio los niños visualizaron rostros con distintas expresiones emocionales como felicidad, tristeza, temor e ira. Los niños sin trastornos pasaron más tiempo observando los ojos mientras que los niños bipolares prestaron más atención a las narices y las bocas.

Los ojos son el rasgo facial más expresivo, es decir, son los que más información nos dan sobre el estado de ánimo. Los investigadores del Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos piensan que esto motivaría las dificultades que tienen los niños para determinar las expresiones emocionales de otras personas.

Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publican en revistas médicas y son revisadas por especialistas. Aún así, el autor del estudio no duda en señalar los beneficios que aportará. Según Pilyoung Kim, “el hallazgo indica el valor potencial de programas de tratamiento que enseñen a los niños a identificar las emociones al mirar a los ojos”. El autor también apunta que si se entrena de esta manera a los niños bipolares podría ayudarles a aumentar la capacidad de regular las reacciones emocionales ante las situaciones sociales.

Vía | MedlinePlus
Foto | Flickr-JaviercitO

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *