28 abril 2017 Alimentación

niños comiendo colegio

La alimentación infantil sigue siendo una de esas asignaturas pendientes en nuestra sociedad. La obesidad se ha convertido en la gran lacra de los países desarrollados, haciendo que surjan enfermedades especialmente graves y a las que es complicado combatir. Sólo a través de la educación nutricional y la toma de conciencia de la importancia que es una buena alimentación, conseguiremos que nuestros niños crezcan totalmente sanos.

Tal es la preocupación, que son muchos los estudios e investigaciones en torno al mundo de la nutrición infantil que se están realizando cada día. En esta línea nos llega uno realizado en la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, en el que se ha analizado la vinculación que pudiera tener la comida que realizan los niños en sus centros escolares y cuando el recreo o la hora de juego se realiza antes o después de la toma de los alimentos. Algo que parece un gesto sin mayor repercusión, podría ser más importante de lo que parece.

¿Comer antes o después del recreo?

Este estudio ha sido liderado por Gabriella McLoughlin, estudiante de doctorado de la Universidad de Illinois, y ha sido presentado en la reunión anual de la sociedad de Chicago. Estudio que permitirá facilitar a los educadores, planificadores de menús escolares y responsables de la nutrición infantil, crear hábitos saludables para que los niños se alimenten adecuadamente dentro del ámbito escolar.

Para poder realizar la investigación, tomó como muestra a 151 escolares, de cuarto y quinto curso de primaria, y los dividió en dos grupos. Unos de ellos estuvieron en el recreo antes de tomar la comida, y los otros comieron y, después, tuvieron su rato de recreo. En ambos casos, el recreo llevaba implícito una buena cantidad de ejercicio físico.

Niños en el recreo

Después del recreo se desperdicia menos comida

Los investigadores descubrieron que aquellos niños que tenían el recreo antes de sentarse a comer, desperdiciaban menos comida, por lo tanto su alimentación era mucho más completa. Sin embargo, curiosamente, aquellos que comían antes de la actividad física, preferían más las verduras que el resto.

Los responsables de nutrición infantil en las escuelas, aconsejan que el recreo se realice antes de sentarse a comer, sin embargo a raíz de estas investigaciones, habría que ahondar más en este hecho, sobre todo en el tiempo que los niños dedican a la comida o al juego, ya que se encontró que aquellos niños que dedicaban más tiempo a la comida, comiendo antes, eran más activos.

Vía | Medline Plus
Fotos | Escuela y alimentación y Correo del maestro

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *