7 agosto 2017 Crecimiento

Una manera de ganar autonomía

A determinada edad es aconsejable que los niños comiencen a bañarse solos, sabemos que no quedarán tan impecables como con nuestra ayuda, pero es una manera de conseguir su independencia de ayudarlos a ser más seguros de sí mismos.

En términos generales los niños comienzan a bañarse solos a partir de los 4 años de edad, y a los 8 años podrían tener una total autonomía al respecto, si bien deberán hacerlo solos cuando son más pequeños podrán contar con la supervisión de un adulto.

Cuando se están aproximando los 4 o 5 años de edad los niños se volverán más independientes en algunos aspectos, este proceso crecerá día a día, por eso es frecuente que a esa edad se cuestionen la posibilidad de bañarse solos y sin la ayuda de sus padres.

Es importante permitirles tomar la iniciativa, por ejemplo, decidiendo quitar todos los juguetes con los que se entretenían a la hora del baño.

Esto no será una actividad que harán de la noche a la mañana de manera totalmente independiante, se trata de un proceso que se dará a lo largo de unas semanas. Podrán comenzar a enjabonarse, lavarse su pelo, etc. Recordemos que en el caso de los niños pequeños no deberán ser dejados solos en la bañera, deberán contar con el cuidado de un adulto.

Con el paso de los años se podrá dejar solos pero siempre estando cerca y dándole una ‘miradita’ cada tanto.

Una buena manera es ir enseñándole a enjabonarse bien, la manera en que se deberá lavar su cabeza o como secarse, además de los cuidados que se tienen que tener en la bañera. Este tipo de conocimientos se tendrán que ir dando de manera paulatino y con la supervisión de sus padres. Felicita sus avances para motivarlos a seguir con el aprendizaje.

Es importante permitirles a ellos tomar la iniciativa, por ejemplo, decidiendo quitar todos los juguetes con los que se entretenían a la hora del abaño, en ese momento comenzarán a entender que el baño no es sinónimo de juego sino que es un hábito de higiene diario que tiene otro significado.

Seguramente por unas semanas el cabello y el acabado final deberá ser supervisado por algunos años más. El enjabonado, aclarado y desenredo de su pelo tardará aún más, pero esto se tendrá que ir observando en base a los resultados.

El baño es un paso más dentro de la autonomía de los pequeños, así los adultos también tendremos más tiempo libre para otras tareas de la vida cotidiana, además de tener la satisfacción de ver como lentamente van creciendo.

Vía | Ordesa
Foto | Pixabay – Alexa Fotos

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *