1 julio 2017 Actualidad, Otros

niño superdotado

Un estudio reciente realizado en la Universidad de Edimburgo, Reino Unido, ha podido demostrar como aquellos niños que demostraron tener altas capacidades intelectuales, han tenido también una vida más longeva. Aunque en investigaciones anteriores ya se pudo comprobar esta asociación, en el actual se ha extendido a ambos sexos y durante un periodo mayor de vida, consiguiendo convertirse en el más completo y veraz hasta la actualidad.

Según los expertos que han llevado a cabo esta investigación, el que los niños superdotados puedan vivir más años no es una mera casualidad, la respuesta del misterio es bien sencilla: a mayor inteligencia menores hábitos malsanos, lo que hace evitar ciertas enfermedades que vienen asociadas con esas prácticas poco recomendables.

Los niños inteligentes tienen un estilo de vida más sano

Para llevar a cabo esta investigación, se tomaron los datos de 33.536 hombres y 32.229 mujeres, nacidos en Escocia en el año 1936. Todos ellos habían realizado un test de inteligencia a la edad de 11 años, y habían fallecido antes de diciembre de 2015.

Para comprobar la relación entre la capacidad intelectual y la longevidad, se tuvieron en cuenta distintos factores como el sexo, la edad o la situación socioeconómica. Sin embargo la verdadera relación entre ambos conceptos, aparentemente casuales, estaba en el estilo de vida que habían adoptado a lo largo de todos esos años. Los niños que habían demostrado tener una inteligencia superior a la media, no eran consumidores de tabaco o alcohol, además de llevar una vida mucho más saludable que el resto.

niña feliz

A mayor inteligencia, menos enfermedades

Esto significó que tenían un 25 por ciento menos de probabilidades de sufrir una enfermedad coronaria, un 28 por ciento menos de riesgo de enfermedad pulmonar y un 24 por ciento menos de padecer un accidente cerebrovascular. A ello había que añadir que el riesgo de demencia, problemas estomacales o lesiones también eran mucho menores que el resto. Incluso el porcentaje de muerte por suicidio descendía de forma considerable.

Según los últimos datos, un 3 por ciento de niños españoles nacen con una capacidad intelectual superior a la media. El problema es que no son detectados, sólo un 10 por ciento de ellos reciben la atención adecuada para sus necesidades. No hacerlo a tiempo puede causar distintos problemas en su desarrollo, especialmente con la autoestima o la relación con los demás.

Vía | Computer hoy
Fotos | Mamá en apuros y Pixabay – rmt

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *