26 septiembre 2017 Alimentación, Salud

obesidad infantil y alimentación

Uno de los problemas sanitarios más importantes de los países desarrollados es el creciente, y muy preocupante, aumento de la obesidad en su población. Pero es en los niños donde más inciden las autoridades sanitarias. Es importante que les eduquemos en una buena, y equilibrada, alimentación, ya que de ello dependerá su salud el resto de sus días.

Del mismo modo que les enseñamos a coger bien la cuchara, a no masticar con la boca abierta o a sentarse de forma correcta en la mesa, también debemos educarles en la variedad de la alimentación, llenándola de buenos nutrientes entre los que destaquen las verduras y las frutas. Y es que, según un estudio reciente, casi la mitad de los niños que presentan obesidad o sobrepeso, no llegan a tomar las frutas y verduras mínimas recomendadas por los nutricionistas.

La obesidad infantil: una asignatura pendiente para las familias

Según las autoridades sanitarias, vinculadas con el mundo de la alimentación, nuestros niños deben tomar 35 raciones semanales de frutas y verduras. Precisamente por encontrarse en periodo de desarrollo, estos nutrientes son fundamentales, con el fin de crear una base sana que evite ciertos riesgos de salud. Sin embargo, y después de entrevistar a más de mil padres de niños obesos con edades comprendidas entre los 3 y 14 años, se ha comprobado que los niños españoles con obesidad sólo toman una media de 19 raciones a las semana, lo que significa que se quedan en, casi, la mitad de lo recomendado.

Se trata del II Estudio Caser sobre Salud Familiar y en él también aparecen otros datos que pueden resultar esclarecedores sobre los hábitos que se mantienen, de forma errónea, en los hogares españoles. De hecho sólo el 7 por ciento de los padres de estos niños, reconocen que sus hijos comen mucho y mal.

niña comiendo verdura

Demasiados carbohidratos y poco ejercicio

La mayoría de alimentos que toman, a lo largo de este periodo, son aquellos vinculados con la pasta, el pan, las patatas, los cereales…, alimentos totalmente necesarios y recomendables pero que necesitan de un aporte extra de ejercicio para quemar su aporte energético. Si comen mucho de estos alimentos, y se mueven poco, el resultado será un nivel de peso mayor que el resto.

En el lado opuesto nos encontramos con las verduras y frutas, que apenas están presentes en su dieta y al que los padres apenas dan mayor importancia. Aunque un 44 por ciento admite que hay alimentos que faltan en la alimentación de sus hijos, y el 63 por ciento piensa que no les ofrecen suficientes verduras y frutas, un mínimo porcentaje de los padres admiten que sus peques comen en exceso.

comedor escolar

No hay diferencia entre la alimentación en el colegio o la del hogar

Este estudio también ha contemplado la alimentación que se le ofrece a los niños en el comedor escolar y si existe una importante diferencia en la que toman en casa. Una gran mayoría están satisfechos con lo que les ofrecen en el cole, comprobando que no existe ninguna diferencia nutricional a comer en casa, por lo que parece que no es del todo cierta la idea de que en el comedor le ofrezcan una dieta más sana que en casa.

Otros datos que se contemplan en la encuesta es el impacto de la crisis económica, que está atravesando nuestro país, en la alimentación de los niños. De hecho se ha comprobado que ha aumentado, casi en un 50 por ciento, el uso de marcas blancas y mientras que se ha reducido, considerablemente, el consumo de pescado y carne.

Vía | Heraldo
Fotos | Bitácora médica, Cuídate plus y Bekia padres

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *