19 junio 2017 Salud

Alimentos que pueden generar acidez

Seguramente la mayoría de los adultos sufrieron en alguna oportunidad acidez estomacal, una molesta sensación que aparece después de ingerir alguna comida determinada o condimentos muy fuertes. Pero la acidez es algo tan frecuente en los pequeños.

Se pueden ver que en los lactantes se generan vómitos o molestias después de comer y en los pequeños y adolescentes se puede generar acidez y un malestar tanto en el pecho como en el estómago. En la mayoría de los casos el problema se cura solo, en otros casos será necesario la realización de un tratamiento.

Recordemos que el aparato digestivo se encuentra formado por diferentes órganos que trabajan juntos para convertir los alimentos o los líquidos en los componentes y en el combustible necesario para el óptimo funcionamiento del cuerpo.

Si el reflujo se ocasiona de manera frecuente es importante consultar con el pediatra.

Tanto la acidez, como las regurgitaciones y los eructos se los vincula con la enfermedad por reflujo gastroesofágicos, estos síntomas son consecuencia del contenido de ácido estomacal que regresa al esófago. Esto puede darse porque el músculo que une el esófago con el estómago se relaja cuando no tiene que hacerlo o cuando no cierra bien.

Si el reflujo se ocasiona de manera frecuente es importante consultar con el pediatra. Si después de casi todas las comidas los niños sienten acidez o indigestión ácida no se debe dejar pasar tiempo. Los niños tendrán una sensación de garganta, cuello y ardor en su pecho.

En los bebés que tienen enfermedad por reflujo la leche materna o la fórmula que toman puede regresar de manera de reflujo hacia el esófago y, en ocasiones, termina saliendo por su boca. Generalmente este problema desaparece por completo al llegar a los dos años de edad, pero si los síntomas continúan no se debe dejar pasar. Los pequeños que tienen afecciones neurológicas o problemas en su desarrollo tienen más posibilidades de sufrir la enfermedad por reflujo gastroesofágico, pero en esos casos los síntomas serán más duraderos y más graves.

La acidez es uno de los síntomas más frecuentes en la enfermedad por reflujo gastroesofágico en pequeños y en adolescentes. En algunos casos puede llegar a tener una duración de dos horas y se empeora después de cada comida.

Los padres debemos prestar atención si los vómitos o las regurgitaciones son frecuentes luego de las comidas, si este problema continua después de su primer año de vida o si sienten irritabilidad inconsolable cuando terminan de comer. Algunos niños, ante la molesta sensación no quieren comer o comen cantidades limitadas.

Algunos síntomas podrían empeorar si el niño se acuesta inmediatamente después de comer.

Vía | Kidshealth
Foto | Pixabay – Engi Akyurt

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *