22 junio 2016 Psicología

notas escolares premiar o castigar

Los niños ya están de vacaciones escolares y han llegado a casa con sus notas finales. Con la alegría que lleva tomarse un tiempo de ocio y relax, también habrá venido algún que otro disgusto, especialmente para aquellos que han trabajado poco a lo largo del año y ahora aparecen unos resultados poco satisfactorios.

Ir al colegio debe ser para los niños una obligación llena de satisfacciones, pero desgraciadamente no siempre es así. Cada niño es un mundo y cada familia es un universo, por eso generalizar no siempre es recomendable. Llegadas estas fechas son muchos los padres que se preguntan, ante los resultados finales de las notas escolares de sus hijos, si deben premiarles por los buenos resultados o castigarles por los malos.

Según los expertos en psicología infantil es importante motivar a nuestros niños de una manera adecuada, pero al mismo tiempo también debemos enseñarles a que los premios se ganan. Encontrar el equilibrio suele resultar lo más complicado. Pero podemos basarnos en la evolución que ha llevado el niño en los estudios a lo largo del año. Veamos unos ejemplos:

  • Los niños responsables, cuyo rendimiento es normal o, incluso, sobresaliente merecen un incentivo. A todos nos gusta que nos valoren en nuestro trabajo, así que es justo que obtengan un beneficio por ello, que no siempre tiene que ser material, también podemos enseñarles a disfrutar de esos otros premios emocionales y sentimentales que nos regala la vida.
  • Los niños que empezaron bien pero han suspendido varias asignaturas. Si no es mal estudiante, lo mejor es que intentemos averiguar qué ha pasado. Para ello vamos a mantener una conversación abierta en la que se exprese con total sinceridad. De este modo también se fuerza a encontrar las razones para esos malos resultados. Si bien no lo vamos a premiar, sí le animaremos y ayudaremos a que su autoestima no decaiga, haciéndole ver lo valioso que es, reforzando sus capacidades. El castigo podría ser retirarle alguno de sus “bienes más preciados”, ya sea su smartphone, tablet o videoconsola.
  • Los niños que son malos estudiantes pero han mejorado un poquito a lo largo del año, deben ser premiados para recompensarles el esfuerzo empleado. En este caso, no de forma material, pero sí haciéndole ver sus capacidades y como con tesón se logra el éxito.

Foto | Pixabay – Lourdesnique

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *