9 junio 2017 Educación

Los padres también sentimos culpas y miedos

Es normal que los padres, por diferentes motivos y razones tengamos sentimientos culposos, de este interesante tema hablaremos hoy. En ocasiones esta sensación aparece cuando pensamos que estamos consintiendo mucho a los niños.

Un punto muy importante es recordar que son muchos los factores que se vinculan a la educación infantil. Muchos aspectos de nuestra educación ha cambiado con respecto a la de nuestros padres. Las cosas, por el tiempo y por distintas razones, cambian.

Lo importante que deberemos hacer es poder ver cuáles son los cambios que resultaron positivos y cuáles son los que han provocado que el ser humano vaya peor. También deberemos ver las limitaciones que todos los padres tenemos al criar y educar a los pequeños.

La tarea que debemos afrontar los padres día a día no es nada sencilla y requiere de mucha dedicación

La tarea que debemos afrontar los padres día a día no es nada sencilla y requiere de mucha dedicación. Además de enseñarles y mostrarles lo que deben hacer tendremos que ser su referente moral. Tendremos que dedicarles tiempo a nuestros pequeños y darles muchas lecciones mediante el ejemplo.

El trabajo de educarlos comienza desde el momento en que nacen, a partir de ese instante el bebé estará comenzando a acumular información del mundo que lo rodea, comenzará a formar su historia, su personalidad y la manera que actuará frente a distintas situaciones. Los padres no deberemos sentirnos culpables ya que no hay error que cometamos que no podamos corregir. La educación llevará muchos años, a través de los años se podrá ir corrigiendo los posibles problemas que se van a ir presentando.

Los gritos no ayudan a educar a los niños, debemos aprender a cultivar la paciencia. En ocasiones no somos conscientes de que son niños y no saben cómo actuar frente a determinada situación, o que no entienden algo. Actúan de determinada manera porque las hormonas se lo están pidiendo. Tendríamos que analizar algunas situaciones como si fuéramos los pequeños para poder después tomar las decisiones correctas.

Es normal que los padres nos carguemos con toda la culpa, pero no somos los únicos que podremos llegar a influir sobre el comportamiento de los niños. Diferentes sectores de la sociedad también influyen en la forma en que los niños son educados. Aunque quisiéramos ocuparnos de la educación de los niños en un 100 por ciento sería imposible. Existe diferentes estímulos externos que podrían predominar (si bien el comportamiento y las enseñanzas de los padres tiene mucho más peso que el resto).

Resumiendo, la educación es un trabajo que requiere tiempo, paciencia y compromiso. Es importante trasmitirles a nuestros pequeños valores solidarios y éticos, explicarles la importancia del físico y de la personalidad de las otras personas y lo necesario que es respetarlas. Un poco de humor tampoco está demás, así también podrán incorporar sus conocimientos de forma diferente.

Vía | British Bubbles
Foto | Pixabay – Heikoal

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *