4 febrero 2015 Actualidad

Una medida insólita

Un pequeño de sólo cinco años de edad estuvo a punto de ir a juicio por algo realmente insólito, no pudo asistir a una fiesta de cumpleaños a la que fue invitado. La madre del cumpleañero le reclama unos 20 euros.

Para notificarlo de su deuda le colocaron en su mochila la factura de la jornada de esquí a la que el niño no asistió para festejar junto con su amigo. Ahora la madre se encuentra amenazando con imponer una demanda si los padres no realizan el pago.

El niño que debe pagar es Alex Nash. Sus padres no pueden creer lo que está sucediendo. Los padres de un amigo le reclaman el dinero después de que el invitado no pudiera asistir al festejo. Si bien parece gracioso no lo es.

La madre demandante, Julie Lawrwnce, colocó la factura de la jornada de esquí a la que había sido invitado además de advertir que hará una demanda judicial si no se abona el monto.

El único delito que cometió el pequeño es no haber ido al cumpleaños ya que se había comprometido realizar un viaje con sus abuelos en la misma fecha. Si bien pensaba ir a la fiesta de su amigo a último momento el pequeño eligió ir con sus abuelos y al no tener ni un mail ni número de teléfono no pudieron llamar para disculparse y avisar que el niño no asistiría al festejo.

La gran sorpresa fue cuando días más tarde encontraron una nota con la factura en la mochila de Alex. El padre se dirigió a la dirección de la factura para informarle a la madre que no abonará el monto.

Cabe destacar que los expertos en la materia consideran que no existe un contrato en este caso, ya que para que así sea será necesario crear relaciones legales. La invitación a una fiesta infantil no crearía relaciones jurídicas ya que se trata de una ‘invitación’.

Vía | BBC
Foto | Flickr – Renzo Stanley

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *